La sentencia del Tribunal Supremo tumba el modelo de las plataformas

La justicia francesa considera asalariados a los chóferes de Uber
El consejero delegado Dara Khosrowshahi en una conferencia en Nueva York el pasado diciembre (Scott Heins / Getty)

El modelo laboral de Uber vuelve a estar en entredicho. Tras la suspensión en noviembre de su licencia en Londres y la aprobación en California de una ley que obliga desde enero a contratar a sus conductores, la justicia francesa dictaminó este miércoles que un antiguo chófer de la plataforma debía ser considerado un trabajador por cuenta ajena y no un profesional autónomo.

La sentencia de la Corte de Casación –máxima instancia judicial francesa– es de suma importancia porque sienta jurisprudencia y abre la puerta a miles de reclamaciones, no solo por parte de los conductores de Uber, sino de todo tipo de freelances que trabajan para las plataformas de la llamada gig economy .

Sentencia

La condición de autónomo es ficticia: el conductor no tiene libertad para fijar tarifas ni crear su clientela

La sentencia resuelve el caso de un conductor que trabajó para Uber en Francia entre octubre del 2016 y abril del 2017, cuando la plataforma “lo desactivó” y el trabajador inició la batalla judicial para clarificar su condición como trabajador. Después de tres años en los tribunales, el Supremo cerró este miércoles el caso confirmando los criterios de la corte de apelación.

Entre los argumentos, la sentencia esgrime que la plataforma y el conductor están unidos por “vínculo de subordinación” que “se basa en el poder del empleador para dar instrucciones, controlar su ejecución y sancionarle cuando no se respeten”. De este modo, el tribunal afirma que la condición de autónomo “es ficticia” porque el conductor “no puede crear su propia clientela, ni fijar libremente las tarifas ni determinar las condiciones de prestación de su servicio de transporte”.

Un trabajador de Uber en una protesta en París, en 2016
Un trabajador de Uber en una protesta en París, en 2016 (GEOFFROY VAN DER HASSELT / Afp)

Con esta sentencia, el afectado podrá reclamar los salarios correspondientes y la indemnización por despido. “Es un caso que sienta precedente. Afecta a todos los conductores de Uber en Francia y a todas las plataformas que se inspiran en el modelo de Uber”, celebraba este miércoles el abogado del chófer, Fabien Masson. Las empresas de reparto a domicilio como Deliveroo podrían ser otras afectadas.

Después de conocer la sentencia, la compañía de Silicon Valley emitió un comunicado mostrando su rechazo: “Esta decisión se refiere al caso de un conductor específico, que no utiliza la aplicación de Uber desde el 2017. El fallo no refleja las razones por las que los conductores eligen Uber: la independencia y la libertad de trabajar o no, cuando y donde quieran. Durante los últimos dos años, hemos introducido numerosos cambios para dar a los conductores aún más control sobre el modo en que utilizan Uber, además de mayores protecciones sociales”. No se sabe cuáles serán los próximos pasos de la multinacional. En California, Uber ha llevado a los tribunales la nueva normativa y, en Londres, también ha impugnado la suspensión de la licencia por motivos de seguridad.

También es pronto para conocer el impacto que tendrá la sentencia en Francia. De momento, Uber ya tiene abiertos 150 casos relativos a la misma cuestión en este país.

Impacto

Uber tiene unos 150 casos por la misma cuestión

En España, el servicio de transporte urbano de Uber ha sufrido idas y venidas. Actualmente, está operativo en decenas de ciudades, entre las que destaca Madrid. En Catalunya, opera en ciudades secundarias pero no en Barcelona. La Generalitat aprobó un decreto que obliga a la precontratación del servicio 15 minutos antes, una condición que no convence a la plataforma para operar en Barcelona.

Publicado por La Vanguardia.