Vehículo de la empresa pública berlinesa Berlkönig.

Una potente alternativa pública a Uber arrasa en Berlín

4 de julio de 2019 | Daniel Bellaco

Una empresa pública presta servicios similares a los de Uber y Cabify en Berlín con conductores con licencias otorgadas por la administración.

La empresa de transportes Berlkönig (BVG) lleva seis meses prestando servicio de taxis compartidos que se contratan mediante una aplicación de móvil en función de la ruta que uno desea realizar. La app te señala si alguna furgoneta de la empresa pública pasará cerca con plazas disponibles para ir al mismo destino.

Los furgonetas, que todas son Mercedes Benz, pueden llevar hasta seis pasajeros y que están adaptados para transportar personas en sillas de ruedas.

El portavoz de la empresa pública, Jannes Schwentu, ha detallado a ‘elsaltodiario.com’ que han contratado a 400 conductores para cubrir todas las rutas posibles y poder “ofrecer un servicio complementario al metro, bus y tranvía, pero que haga que se utilicen lo menos posible los vehículos privados para reducir las emisiones de CO2”.

BVG, cuya tarifa es de 1,5 euros por kilómetro, se ha convertido en un contundente alternativa pública a las multinacionales, Uber y Cabify, que también operan en Berlín aunque no de forma mayoritaria. Sus trabajadores tienen su licencia y no son autónomos, ni depende su puesto de trabajo de la valoración de los clientes como ocurre en las VTC.

Además, si contratas varios pasajeros para el mismo trayecto obtienes además un descuento del 50% del precio del viaje.

Elia Carceller, usuaria de BVG, detalla a ‘elsaltodiario.com’: “Me dieron un código promocional cuando empezó el servicio y tenías 10 euros de saldo gratis, así que lo estuve usando un tiempo. Lo único malo que veo es que no te deja justo en la puerta, sino que tiene que ser una furgoneta que pase cerca o justo por allí. Si no, empiezas tú la propia ruta y te cuesta lo mismo que un taxi”.

Según publica el digital, a pesar de que en Berlín el metro funciona 24 horas al día los fines de semana, más de 110.000 personas se han descargado la aplicación valorándola el 97% de ellos con 4 o 5 estrellas.

La aplicación te avisa antes de reservar el coste del trayecto y cuánto tardará el conductor en llegar y vuelve a dar un aviso cuando faltan dos minutos para que pase el vehículo de transporte compartido. Una vez en el lugar de recogida, que siempre es una parada de bus o transporte público, esperan 90 segundos y si no estás, se marchan y te cobran el trayecto aunque no te recojan.

El precio no oscila, es fijo, y no se presta a la especulación o a las fiestas de la ciudad.

¿Llegará este servicio tan potente a las ciudades de España?

Publicado por Digital Sevilla.