El brazo inversor del gigante del comercio electrónico japonés no acudió como inversor principal a la ampliación de capital que instigaron los directivos de Cabify.

La marcha atrás de Rakuten deja a Cabify sin su ansiada ampliación de capital
Cabify y Rakuten

Cabify suena con fuerza como una de las empresas españolas candidata a salir a Bolsa en este año 2020 recién estrenado. La empresa española de movilidad dirigida por Juan de Antonio se ha encontrado con problemas durante este año 2019 para conseguir más financiación con la que hacer frente tanto a nuevos proyectos como afianzar su posición en los mercados en los que ya se encuentra.

Cabify no ha conseguido su ansiada ampliación de capital que los directivos de la empresa venían anunciando desde 2018. Fuentes del mercado explican a OKDIARIO que la ronda de financiación por la que Cabify esperaba recaudar varias decenas de millones de euros no se ha llevado a cabo y que se ha debido a las reticencias de Rakuten Capital, su principal inversor.

“Rakuten debía actuar como ‘lead investor’ en Cabify y lo que hiciera iba a ser seguido por otro grupo de inversores. Pero los japoneses no han entrado en una nueva ronda de financiación tal y como esperaban los españoles, y dejan a Cabify con la necesidad de buscar fuentes alternativas para recoger fondos”, indica a este periódico una fuente bien informada.

Fuentes oficiales de Cabify han hecho esta respuesta sobre la marcha atrás de Rakuten: “Nunca entramos a comentar ningún tipo de rumor o especulación del mercado sobre supuestas operaciones en los mercados financieros. Si en algún momento tenemos que comunicar al mercado cualquier novedad lo haremos con total transparencia”.

La multinacional de e-commerce nipona, conocida sobre todo en España por ser el patrocinador principal del FC Barcelona hasta 2021, es actualmente uno de los accionistas de referencia con aproximadamente el 40% del capital del ‘unicornio’ español.

Este periódico se ha puesto en contacto con fuentes oficiales de Rakuten Luxembourg S.a.r.l. (la sociedad con las que gestiona las inversiones en Europa desde el ducado del Benelux), que no han ofrecido explicación sobre el cambio de estrategia con Cabify.

Problemas en Iberoamérica

Según indican fuentes del mercado, la situación de Cabify durante este pasado año ha sido difícil, pero a pesar de traspiés como los de Barcelona (hace un año que tuvo que abandonar parcialmente la ciudad por el cambio legislativo de la Generalitat), sus problemas no vienen tanto del mercado español, donde están más estabilizados y con una posición imbatible en segmentos como el corporativo, sino de los varios países iberoamericanos donde la compañía madrileña se centró.

Uno de los lugares donde más está sufriendo Cabify para encontrar su hueco es precisamente en América . En estos mercados (Colombia, Brasil, Argentina y México son los más grandes), la startup española está batiéndose el cobre contra Uber, que también lleva unos años asentada por la región, y especialmente contra los chinos de Didi.

La multinacional china ha entrado con mucha fuerza en el Cono Sur ejerciendo mucha presión sobre los precios. Didi es propiedad de Alibaba, una de las empresas más potentes que ha creado el ‘Dragón Rojo’ en los últimos veinte años, y tiene esa capacidad financiera para aguantar pérdidas y aumentar cuota de mercado en los países en crecimiento. Una capacidad de acumular pérdidas que en Cabify no están tan dispuestos a pasar. De esta manera tanto Uber como Cabify se están viendo dañados en estos mercados por una rentabilidad decreciente.

“La entrada de los chinos tirando abajo los precios está destrozando el mercado en muchos países americanos. En megalópolis como Sao Paulo, de más de 12 millones de habitantes, la competencia es a cara de perro y está dañando mucho a Cabify”, manifiesta a este periódico otra fuente bien informada del sector.

Un entorno “maduro”

A finales de diciembre, la consultora internacional Oliver Wyman publicaba un informe sobre el mercado mundial de las startups de movilidad. En este informe queda claro lo brutalmente competitivo que es el mercado de ‘mobility’ y lo lejos que está Cabify de los primeros puestos de la lista respecto a las empresas más grandes del sector.

El informe señalaba cómo el mercado “está madurando con menos rondas con más capital cada una”. Mientras que el número de rondas de financiación ha crecido poco desde 2015 (un 6%), la cuantía media de las mismas ha aumentado mucho, un 22% desde 2014.

En este mismo informe queda claro como Cabify es la única empresa española que permite que el país tenga algo de relevancia en el mercado mundial de ‘mobility’, controlado de forma mayoritaria por Estados Unidos y China.

La marcha atrás de Rakuten deja a Cabify sin su ansiada ampliación de capital

Publicado por OK Diario.