Torres de Serranos
Puerta Real
Monasterio de Poblet
Puerta de San
Miguel de Morella

Pere Balaguer tambien colaboró en otras construcciones de la ciudad como la Catedral, el Miguelete o la Iglesia de Santa Catalina, y en otras ciudades del Reino, como la capilla de San Marcos de Gandia, encargada por el padre del poeta Ausias March.

Para dotarla de una mayor seguridad, se realizó un foso defensivo, en la segunda mitad del siglo XIV. Las torres se construyeron sobre un alto talud que forma su basamento en la zona del foso. Estos elementos forman parte de la visión general del edificio en la actualidad.

Con una altura de 33 metros, su planta la forman dos torres poligonales simétricas rematadas por almenas. Dispone de tres alturas con salas abovedados en cada una de las torres que se encuentran unidas por un cuerpo central formado por dos alturas. Las torres acaban en amplias terrazas almenadas.

Exteriormente la separación entre el piso bajo y el primer piso se realiza a través de una moldura con florones vegetales que rodea todo el perimetro del edificio, mientras que la separación entre este y el segundo lo realiza una barbacana almenada que protege tanto las torres como el cuerpo central.

La puerta de acceso a la ciudad se encuentra en el cuerpo central que une ambas torres. Se trata de un gran arco dovelado de medio punto ligeramente apuntado que aloja la puerta de madera en la que caben destacar las cerraduras de hierro con el escudo de la ciudad.

Las torres están desprotegidas por su parte posterior, es lo que se llama de gola abierta. Esto obedece a tres motivos: el primero para el caso de que las torres fueran tomadas por el enemigo, que estos no pudieran hacerse fuertes en las mismas; otro motivo era para que, los militares que las defendian no pudieran hacerlas servir contra la ciudad y el tercer motivo era que tal disposición hacia de balcón y mirador hacia el interior de la ciudad dando realce a las entradas importantes.

Entre 1397 y 1398 se construyó la gran escalinata adosada a la fachada posterior que da acceso a la planta noble (primer piso), donde jurados y caballeros recibían a las visitas ilustres de la ciudad. Esta finaliza en una puerta formada por un arco de medio punto encuadrada por una moldura a modo de alfiz con decoración vegetal. Esta puerta es en la actualidad la entrada turistica al monumento.

Fachada exterior La fábrica está realizada con bloques de sillería muy cuidada, para lo que se utilizó piedras de canteras cercanas como Alginet y Rocafort.

Toda la parte recayente hacia el exterior de la ciudad tiene un remate de almenas o barbacana. El trozo por encima de la portada fue destruida y tuvo que ser repuesta a finales del siglo XIX en las obras de restauración que se efectuaron.

En el paño central del cuerpo de unión de ambas torres encontramos la puerta de entrada a la ciudad, formada por un gran arco de medio punto ligeramente apuntado. Por encima de la puerta de entrada vemos diversos escudos, así en el centro podemos observar elescudo con las armas del Reino de Valencia y a ambos lados dos escudos de la ciudad sujetos por ángeles tenantes. Este conjunto de escudos son réplicas modernas, los originales que se habían perdido fueron realizados en 1394 y se encontraban policromados, siendo el pintor Marçal de Sax el autor de la policromía. Los actuales escudos son obra del escultor José Aixa realizados en 1901.

En el paño central del primer piso, es el único lugar donde podemos encontrar elementos decorativos que rompen la estética militar de la obra. Esta se limita a una cuidada labor de filigrana y tracería calada formada por un conjunto de arcos ciegos conopiales y apuntados que se superponen entre ellos. Este conjunto sufrió una cuidadosa restauración a finales del siglo XIX y principios del XX ante el avanzado estado de deterioro que sufria.

Por encima de esta labor decorativa y uniendo las torres de los extremos se encuentra el camino de ronda o barbacana con sus correspondientes almenas, conjunto apoyado sobre gruesos soportes escalonados decorados con figuración humana.

Fachada interior En el cuerpo central de la planta baja encontramos el vano que forma la puerta de entrada a la ciudad. En las plantas bajas de ambas torres dos salas abovedadas que actualmente cumplen funciones variopintas. A nuestra izquierda podemos ver la gran escalera que permite el acceso al primer piso de las torres. La escalera fue realizada entre 1397 y 1398, pero la que ahora vemos es una reconstrucción hecha entre 1914 y 1917. Separando la planta baja y el primer piso la moldura que recorre el perimetro de las torres y a la que ya antes hemos aludido.

El primer piso lo forman tres grandes salas abovedadas abiertas al interior de la ciudad por tres grandes arcos apuntados apoyados en ménsulas con decoración vegetal. Estas salas forman un excelente mirador sobre la ciudad. Escaleras de un sólo tiro adosadas al muro permiten el acceso al piso superior.

El segundo piso sigue la misma disposición que el inferior, sólo que en este caso la sala central está descubierta, al aire libre. Al igual que en el piso inferior las salas de las torres se abren al exterior por grandes arcos apuntados. Sendas escaleras permiten desde el cuerpo central el acceso a las terrazas almenadas de las torres, punto más alto del monumento.

En el cuerpo central del primer piso podemos ver el hueco de planta octogonal por donde corria el rastrillo de cierre de la puerta. Además asimismo tenía funciones de defensa, pues permitía arrojar piedras, flechas o liquidos ardientes sobre las tropas atacantes. Esta oquedad abierta en el suelo se apoya en trompas labradas con sillares de piedra y sin decorar.

Las salas ubicadas en el primer piso de las torres tienen una función defensiva, asi en los muros podemos ver una serie de nichos o huecos que pemiten divisar el exterior a traves de saeteras y eventualmente disparar desde ellas.

Las salas se cubren con bóvedas de crucería apoyadas en ménsulas decoradas con motivos vegetales. En las claves de la bóveda encontramos el escudo de la Corona de Aragón pintados con policromía en negro.