La decisión unilateral de Cabify crea malestar entre algunos miembros de la patronal Unauto, que se reunieron de urgencia para evaluar la situación

Cristian Reche

Economía Digital

Cabify irrita a la patronal de las VTC por su regreso a Barcelona. EFE

DIRECTIVOS Y EMPRESAS

Barcelona, 07 de marzo de 2019 (04:55 CET)

El regreso de Cabify a Barcelona ha sido tan rápido como inesperado. La sorpresa no llegó solo a los despachos de la conselleria de Territori de la Generalitat, impulsores del decreto que intentó tumbar su modelo de trabajo, sino también entre los suyos. Unauto, la patronal del sector y ente más representativo de las VTC, al que las empresas socias de Cabify y Uber están adheridas, tampoco esperaba el anuncio. 

“No se sostiene y espero que no lo hagan. Hay reunión en Unauto. Están todos mosqueados”, explicó un cargo de la patronal a Economía Digitalminutos después de que Cabify hiciera oficial su anuncio: desde este jueves 7 de octubre sus serviciosvuelven a estar disponibles en la Ciudad Condal. 

Cabify, que adelantó a Unauto su regreso a Barcelona casi al mismo tiempo que a la prensa, quiere utilizar una triquiñuela legal para conseguirlo. Se trata de dejar de ser una plataforma que pone en contacto a conductores VTC con viajeros y convertirse en una empresa que explota directamente el servicio

El cambio en el esquema de trabajo consiste en que Cabify no opere a través de su su filial española, Maxi Mobility Spain —método utilizado hasta ahora—, sino a través de la empresa Prestige and Limousine, tenedora de licencias VTC (300 en Cataluña) y que hasta hace aproximadamente un mes estaba en manos del grupo Auro, perteneciente al ex líder del taxi, José Antonio Parrondo, y a los fundadores de la red social Tuenti

Así, explican fuentes de Cabify, una vez se aceptan los términos y las condiciones de contratación —un contrato de un año y no uno por tantos viajes se realicen— y transcurra el periodo de antelación estipulado por la normativa (15 minutos) para el primer viaje, el usuario de Cabify habrá contratado un servicio de transporte del que puede hacer uso sin necesidad de ir contratando cada viaje.

“No hemos visto ese agujero legal”

Otras fuentes de Unauto se sorprenden por el agujero legal que ha encontrado Cabify.  “Es cierto que el decreto del conseller Damià Calvet hace aguas por muchos lados — siempre han señalado la posibilidad de que la Generalitat termine indemnizando a los tenedores de licencias —, pero nosotros no hemos visto que sea viable lo que ellos proponen. No hemos visto ese agujero legal”.

¿Sobre la estrategia de Cabify? Ratifican que algunos miembros de la patronal “se han rasgado las vestiduras” cuando lo han visto, pero se muestran cautos: “No he consultado los informes jurídicos que habrán encargado, pero quiero pensar que están seguros de que lo que van a hacer es viable”. 

El anuncio de Cabify provocó que miembros de Unauto se reunieran durante la tarde del miércoles, aproximadamente durante 45 minutos, para fijar una posición sobre la medida. Tal era la incertidumbre, que miraban de reojo a la Generalitat para saber qué postura tomar públicamente.

La cita, en la que algunos de los asistentes estuvieron presente vía videoconferencia y a la que asistió también un representante de Cabify, se cerró sin una decisión clara. El compromiso es tomar una decisión firme cuando Cabify enseñe el la documentación que le avala para saber que lo que está haciendo tiene una base legal. “Me gustaría entenderlo”, comenta un alto cargo de Unauto, porque, según añade, “si nadie ve ningún problema en esta nueva fórmula, otros harán lo mismo”. 

Entre los miembros de Unauto están Uber —Juan Galiardo, director de la compañía en España, acostumbra a acompañar a la patronal en actos públicos— y otras empresas de VTC que trabajan para la compañía californiana en España. Entre ellas destaca Moove Cars, controlada mayoritaritariamente por el fondo americano King Street y cuyo volumen de autorizaciones VTC le convierte en el grupo más grande del sector.

El anuncio también pilló por sorpresa a los miembros del Govern, que pensaron que su decreto estaba blindado. Desde el departamento de Territori estudiaron desde el primer momento el anuncio de Cabify y reunieron a sus servicios jurídicos durante la tarde del miércoles. La previsión es que la Generalitat se pronuncie en las próximas horas de este jueves.

Publicado por Economía Digital.