La plataforma de VTC integra 110 taxis en su aplicación y confía en abrir el servicio a más ciudades pese al enfrentamiento con el gremio

RAMÓN MUÑOZ

Cabify estrenó hoy en su aplicación para móvil la posibilidad de contratar un taxi en Madrid o en Barcelona, como alternativa a su servicios usual de vehículos de transporte concertado (VTC). La plataforma ha concertado con una flota de 100 taxis en Madrid y de 10 en Valencia esta posibilidad y planea extender el servicio a otras ciudades. Al usuario que opte por contratar un taxi se le ofrecerá un precio estimativo del trayecto aunque la tarifa final será la que fije el taxímetro. Los taxistas de Cabify no llevarán ningún distintivo especial.

VTC Madrid
Un vehículo de transporte con conductor circula por las calles de Madrid. VÍCTOR SÁINZ

Con esta nueva iniciativa, la empresa quiere dar el pistoletazo de salida para convertirse en una plataforma integral de movilidad desde la que se puedan contratar desde vehículos VTC o taxis, hasta motos y patinetes.

MÁS INFORMACIÓN

El usuario cuando abra la aplicación podrá elegir entre contratar un VTC o un taxi. Si opta por esta opción, se le ofrecerá un precio estimativo del trayecto aunque el precio final será el fijado por el taxímetro, a diferencia de lo que ocurre con un VTC en el que la tarifa se fija desde que se contrata el servicio. La previsión es que, cuando la regulación permita su implementación completa, -Madrid ya trabaja en un reglamento para permitir esta opción a los taxistas- se ofrezca también precio cerrado, lo que implica una clara ventaja competitiva tanto para el usuario como para el propio taxista.

Una vez confirmado el viaje, podrá ver la distancia a la que se encuentra su conductor asignado y el tiempo estimado de llegada. Siempre, después de cada viaje, el usuario recibirá un correo electrónico con el resumen del trayecto y su ticket del servicio correspondiente.PUBLICIDAD

Los taxis que se han unido a la plataforma no llevarán ningún distintivo especial ni estarán obligados a dar una botella de agua y, cuando no estén contratados por Cabify, podrán recoger pasajeros en la calle como cualquier otro taxi. Para integrar este servicio en su app, Cabify ha llegado a acuerdos con particulares que poseían licencias de taxi tanto en Madrid como en Valencia, pero no lo ha cerrado con ninguna cooperativa, aunque abre la puerta a que se le una cualquier taxista.

El lanzamiento de este producto se produce apenas una semana después de que MyTaxi, la popular app para pedir taxis, pasase a llamarse Free Now y anunciara su intención de convertirse en una plataforma multimodal de movilidad urbana, que agregue otras opciones además del taxi, así como ir a un modelo más flexible de facturación.

Precisamente, para hacerle competencia a las app del taxi y conseguir atraer a propietarios de licencias de taxi, Cabify cobrará una comisión “sustancialmente menor” a los taxistas que se integren en su plataforma de la que carga Free Now, que es del 12,5% del importe del trayecto, y al 20% que se le retrae al dueño de una licencia de VTC.

Mejora de un 25% de los ingresos

Cabify estima que los taxistas percibirán una mejora de sus servicios con un incremento de la facturación de entre el 25% y el 30%, al aumentar el número de viajes que realizan y minimizar el kilometraje en vacío. En Madrid hay 16.000 licencias de taxi activas y 8.000 de VTC y la empresa ve un gran potencial de crecimiento en ambos segmentos.

La empresa de capital español ha realizado una experiencia piloto en Santander antes de lanzar comercialmente su app para taxis en Madrid y Valencia. En la capital cántabra, donde apenas se han sumado tres conductores, se ha encontrado con el rechazo frontal de las cooperativas de taxis. Precisamente sobre la más que posible reacción hostil de los colectivos de taxistas en Madrid y Valencia, como Fedetaxi, Cabify prefiere guardar silencio.

Cabify confía en unir taxistas de otras ciudades españolas a Madrid, Valencia y Santander, una vez probado el éxito del nuevo servicio en varios de los países latinoamericanos donde opera. Para captarlos, la compañía mantiene activa una página web específica en la que explica las ventajas que supone para un taxista integrarse dentro de la aplicación de Cabify y en la que se pueden inscribir desde hoy mismo. Entre los principales puntos positivos destacan la atención de 24 horas a conductores, la posibilidad de aumentar el número de usuarios que viajan en taxi o de mejorar el servicio gracias al sistema de valoraciones, según la empresa.

“En enero avanzamos que estábamos trabajando en integrar al taxi en nuestra plataforma y hoy estamos pasando de las palabras a los hechos. A nivel global, cerca de la mitad de los trayectos que se contraten a través de Cabify los completamos con taxistas. En España también seguimos avanzando en este camino y, aunque es un mercado diferente, confiamos en que cada vez se sumen más taxis y otras opciones de movilidad. Tenemos muy claro que en Cabify cabemos todos”, ha señalado en una nota Vicente Pascual, jefe de operaciones de Cabify.

Cabify lo tiene más difícil para implantar este modelo en Barcelona, ya que está enfrentado con la Generalitat, que le ha abierto 50 expedientes por no respetar los 15 minutos de precontratación, salvo en la primera reserva del clientes. Aunque a nivel práctico no cambie nada la situación, la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) de suspender cautelarmente la precontratación de una hora del reglamento de la AMB supone un respiro para l modelo de negocio de Cabify.

Publicado por El País.