Los usuarios de SocialDrive desvelan información y la ubicación de los Velolaser

La regla del 7 o cómo saber a qué velocidad real te multa el radar


6 cosas que no sabías de los nuevos radares de la DGT
El Velolaser es un radar ligero, de tamaño muy reducido e inalámbrico (Invia Sistemas)

REDACCIÓN18/03/2019 10:35Actualizado a18/03/2019 17:48

El año pasado, la Dirección General de Tráfico estrenó un nuevo tipo de radar llamado Velolaser. Se trata de pequeños dispositivosportátiles y fáciles de ocultar que se pueden colocar en muy diversas ubicaciones de manera casi imperceptible. La implantación de esta nueva tecnología mejora la capacidad de vigilancia y la seguridad de los conductores.

Su control inalámbrico les permite funcionar de manera autónoma durante 5 horas, vía WiFi o 3G/4G, por lo que no es necesario que haya ningún agente de la Guardia Civil en las proximidades. Pueden actuar en autovías, carreteras convencionales y en zonas urbanas, ya sea colocados sobre un trípode, en los guardarraíles, en un pórtico o cabina lateral, o incluso en los vehículos de las patrullas.

El radar Velolaser es tan pequeño que se puede colocar en múltiples localizaciones
El radar Velolaser es tan pequeño que se puede colocar en múltiples localizaciones (SocialDrive/Todoradares.com)

A pesar de su difícil identificación en las carreteras, las nuevas tecnologías y la aparición de las redes sociales permiten compartir informaciones en tiempo real. Y esto es lo que hacen, por ejemplo, los miembros de la plataforma colaborativa de conductores SocialDrive, quienes desvelan información y la ubicación de los radares a medida que los detectan en las vías por las que circulan. El objetivo es alertar al resto de automovilistas. Éstos son los secretos que la plataforma desvela de los Velolasers:

Su funcionamiento es limitado. SocialDrive y Pyramid Consulting, servicio de gestión de multas de SocialDrive, informaron de que los Velolaser no funcionarían ni con lluvia ni a temperaturas superiores a los 30 grados. Por lo que su operación se verá dificultada en verano y sobre todo en la zona sur y el levante español.

Estos dispositivos están capacitados para trabajar de noche, así que al caer el día no te despistes porque podrían sorprenderte en cualquier punto.

Cada Velolaser le costó 14.339 euros a la DGT
Cada Velolaser le costó 14.339 euros a la DGT (Invia Sistemas)

Su tamaño compacto de 50 centímetros ya hace difícil su percepción, pero además el hecho de que estén 1 hora y 10 minutos de media en cada posición, hace muy difícil que los usuarios se den cuenta de su existencia y puedan comunicarlo al resto. Su uso mayoritario es entre las 8:00 y las 13:00 horas y en un 67% de las ocasiones se instalan sobre un trípode.

Aunque su precisión es muy alta, los Velolaser solo miden la velocidad en el 75% de los casos, es decir, en tres de cada cuatro coches. Lo que significa que hay la posibilidad de que no te llegue la multa aún cometiendo la infracción. Aunque el riesgo existe.

Tienen un margen de error del 5 %. Serán un 2% menos permisivos con los excesos de velocidad que los radares tradicionales. Tenlo en cuenta cuando circules, ya que llegar más temprano a costa de la velocidad puede suponerte graves consecuencias.

La inversión inicial de la DGT fue de un total de 860.310 euros para 60 unidades, es decir, 14.339 euros por cada radar. Un desembolso económico elevado contando que actualmente hay más de 200 Velolasers operando en nuestras carreteras.

Publicado por La Vanguardia.