Charles Platiau/Reuters

La ingeniería fiscal de Uber le lleva a no dejar en Europa más que el 0,25% de sus beneficios en impuestos. Utiliza la maniobra conocida como `sándwich neerlandés´, que permite la elusión fiscal, un mal que la Unión Europea pretende atajar, pero para lo cual no ha tomado medidas concretas. Sólo ha propuesto que las grandes empresas informen de esas prácticas con más transparencia. Gigantes tecnológicos como Google, Amazon, Apple y Facebook tienen modelos semejantes.

“La compleja y muy eficiente planificación fiscal internacional de Uber no es exclusiva, es muy parecida a la de otros gigantes tecnológicos como Google oFacebook“, dijo a bez.es Sergio Costa Sant’Anna, profesor colaborador de IESE Business School y de la Universidad Pompeu Fabra en Fiscalidad Internacional.

Su matriz, Uber Technologies Inc., tiene sede en Delaware, en Estados Unidos (un paraíso fiscal dentro del país). Fuera de Estados Unidos, la empresa trabaja con varias subsidiarias en más de 60 países en todo el mundo.

La principal compañía para su planificación fiscal internacional es Uber C.V. International con matriz en Bermudas y con sede europea en Países Bajos. Tiene otras 10 subsidiarias en Países Bajos. Uber C.V y 7 de sus subsidiarias no tienen empleados.

El “dutch sandwich” o “Double Dutch” para pagar menos impuestos. 

La matriz (Uber Technologies Inc.) tiene un acuerdo de transferencia de regalías (cánon por utilización de propiedad intelectual) con Uber C.V. (filial operativa neerlandesa), por utilizar su aplicación fuera de Estados Unidos. El acuerdo supone compartir los costes y beneficios de la propiedad intelectual. A través de esta estrategia, Uber ha conseguido mantener la mayor parte de sus beneficios fuera de EE.UU.

En Países Bajos, Uber también ha creado la empresa Uber B.V. (matriz neerlandesa). De esta forma, para entender la planificación hay que saber que todos los pagos efectuados por un pasajero de Uber en cualquier parte del mundo se envían a Uber B.V. La empresa envía, en el caso de España, el 75% de ese pago al conductor a través de otra filial neerlandesa y mantiene el 25% restante (la comisión cobrada al conductor) como ingresos.

¿Qué ocurre con esos ingresos? Uber International C.V. y Uber B.V. tienen un “acuerdo de licencia” por utilización de propiedad intelectual (la aplicación utilizada por el conductor para prestar el servicio) en el que Uber B.V. debe pagar derechos de licencia a Uber Internacional C.V.

Según el acuerdo, Uber B.V. tiene un margen operativo del 1% restando los costes de operación. El resto de las ganancias son enviadas a Uber International C.V. como regalías. En este caso, según la legislación fiscal neerlandesa, el pago de regalías no está sujeto a tributación. Así, el fisco neerlandés gravaría solamente el 25% (Impuesto de Sociedades) sobre ese 1% de margen operativo (el beneficio). Las regalías recibidas por Uber Internacional C.V. no serían gravadas.

Además de sus empresas neerlandesas, Uber tiene filiales independientes en cada país donde opera, como es el caso de España. Sin embargo, esas empresas no obtienen ingresos directos de los conductores, por el contrario, funcionan como empresas de “servicios de apoyo”. Por ejemplo: Uber España recibe un pago proveniente de Uber B.V. para comercializar la marca en Madrid y Barcelona. La financiación de Uber España desde Uber fue realizada a través de un préstamo. Los pagos de intereses de la deuda, no deberían ser gravados por España a la salida del país a causa de la directiva 2003/49/EC de la Unión Europea.

La principal diferencia con España es que en este país sí se tributan las regalías. Por lo tanto, Países Bajos atrae negocios como el de Uber, entre muchas otras empresas multinacionales. Incluso españolas, como Inditex.

Sin medidas concretas contra la elusión impositiva, hasta el momento la Comisión Europea sólo ha propuesto una normativa pública sobre transparencia fiscal para las multinacionales con ingresos mundiales superiores a 750 millones de euros anuales: la obligación de publicar información fundamental sobre los países de la UE en el que realizan sus beneficios y los países de la UE donde pagan sus impuestos, además de la publicación de una cifra agregada relativa al total de impuestos pagados fuera de la UE. La elusión fiscal supone para los países de la UE una pérdida de ingresos anuales estimada entre 50.000 millones y 70.000 millones de euros, según cálculos de la Comisión Europea.

Publicado por Bez.