El 3 de junio de 1931 fueron declaradas Monumento Histórico Artistico Nacional, reconociendosele su alto valor estético, que hace de este edificio el más bello ejemplo peninsular de la arquitectura militar del siglo XIV.

Las Torres de Serranos se encuentran situadas frente al Puente de Serranos cuya antiguedad resulta dificilmente datable, pudiendose fechar incluso su origen, en una pasarela romana. En las cercanias de las Torres se han encontrado restos de sillares del antiguopuerto fluvial romano.

El nombre de Serranos, le viene dado, tanto al puente como a las torres, por su situación geografica, ya que esta puerta situada en el norte de la ciudad, recogia la llegada de todos aquellos viajeros procedentes de la zona de la Serranía, comúnmente denominados “los serranos”.

El puente unía y une la ciudad con uno de los barrios más antiguos, el situado en torno a la calle Sagunto, siendo por todo ello que estas puertas llegaron a recoger hasta el 95% del acceso a la ciudad. Esta puerta se ha considerado siempre como el acceso principal a la ciudad mientras esta permaneció amurallada. Las Torres de Serranos son por tanto uno de los monumentos más importantes, junto con las Torres de Quart, que nos recuerdan el carácter amurallado de la ciudad de Valencia en época medieval y cristiana.

Después de la guerra con Castilla y de las revueltas de la Unión, el Consejo General de la ciudad encargó a la Fábrica de Muros y Valladares, la construcción de una grandiosa puerta que fuera orgullo del poder económico y social que gozaba la ciudad.

Las Torres de Serranos fueron el simbolo del poder de la ciudad de Valencia; por la magnificencia de su arquitectura y por la elaborada ornamentación que iba mucho más allá de una arquitectura utilitaria de mero carácter defensivo. Esta puerta formaba parte fundamental del programa de renovación urbana de la ciudad de Valencia, despues de las revueltas de la Unión y la guerra con Castilla que supuso la construccción de la nueva muralla cristiana en sustitución de la anterior musulmana.

En el siglo XV las Torres de Serranos serán la puerta principal de entrada a la ciudad, situandose en ella un lugar de cobro de peaje para las mercancías que entraban y salian de la ciudad. Este tipo de peaje era uno de los impuestos propios de la Baja Edad Media, siendo una de las formas de fiscalidad municipal. La Puerta de Serranos con sus dos esbeltas torres, representaba en aquellos tiempos el poderio y la importancia de la ciudad de Valencia, “cap y casal del Reino”.

Su contrucción tuvo lugar entre abril de 1392 y marzo de 1398 (siglo XIV) por encargo de los “jurats” (jurados) de Valencia. El arquitecto fue Pere Balaguer, que se inspiró para su proyecto en la Puerta Real del Monasterio de Poblet, aunque la de los Serranos es de mayores proporciones. También visitó la Puerta de San Miguel de Morella, pero al final se decantó como modelo por la de Poblet.