Imagen de archivo Conselleria de Movilidad, sector taxi./ EPDAEl pasado día 24 de Octubre entró en vigor una modificación de la normativa de instalación de taxímetros, que en la práctica está permitiendo a las marcas de fabricantes de vehículos, limitar todavía más los modelos de vehículos que se pueden poner como taxis en función de las necesidades de ventas de un modelo u otro que tenga la respectiva marca.
El resultado es que cientos de taxistas en la Comunitat Valenciana no pueden obtener el certificado de un vehículo (en algunos caso incluso ya lo han comprado), sin poder trabajar o en el mejor de los casos poniendo un vehículo de menor categoría del elegido. 
Con la difícil situación que está viviendo el sector, esto parece organizado para acabar con el Servicio Público de Taxi, reduciendo la calidad del servicio al usuario, restringiendo vehículos de mayor calidad, seguridad, amplitud y comodidad, limitando al sector en su capacidad de competir frente a otros sectores de Transporte, lo que es una clara vulneración de la Ley de defensa de la competencia.
Desde la Confederación afirman que llevan “semanas insistiendo a los responsables de ITV y a los fabricantes de vehículos que nos ayuden con los certificados de homologación para, como mínimo, seguir poniendo los mismos vehículos que se ponían hasta ahora, sin obtener una respuesta clara por parte de nadie”.
“Lo más indignante, es que nos llegan noticias de otras comunidades que no están teniendo este problema, y llevan años poniendo toda la gama de modelos de vehículo de cada marca, ya que sí que les permiten pasar ITV con un certificado genérico de cada modelo de vehículo, de un servicio técnico autorizado, porque como toda norma es susceptible de interpretación”.

Publicado por El Periódico de Aquí.