El presidente Puig cifra en 130 millones el coste de las obras para poner en marcha esta línea de metro

José Parrilla 10.01.2017 | 16:16

Ximo Puig y Joan Ribó hablan sobre su encuentro de hoy.

Más vídeos

El Presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, ha confiado la puesta en funcionamiento de la línea de metro T-2 a la aportación del Estado y a la posibilidad de obtener fondos europeos, ya que la economía de la administración autonómica no da para ello. Solo la primera fase de las obras y su puesta en funcionamiento costaría 130 millones de euros, dijo.

Puig ha hecho estas declaraciones tras su entrevista con el alcalde de Valencia, Joan Ribó, para ?pasar revista? a los temas que afectan a ambas administraciones. Y en su opinión, Valencia, al igual que la Comunitat Valenciana, tiene un problema de infrafinanciación y de infrainversión. Por tanto, exige que, al igual que se hace en tras ciudades españolas, el Estado financie la T-2, entre otras cosas para que no se tiren a la basura los 500 millones que ya se han invertido. Para ponerla en marcha hacen falta 130, pero la Generalitat no puede pagarlos, por lo que apela al Gobierno central. Por su parte, se limita a negociar fondos europeos que contribuyan a la financiación del proyecto.

Joan Ribó sí quiso poner en valor el hecho de que el ayuntamiento haya comprado la obra del aparcamiento de la Plaza Ciudad de Brujas por 11 millones de euros y que ya esté adelantado el proyecto de construcción. En este sentido, Puig añadió que el compromiso de la Generalitat de hacer las obras de la superficie sigue vigente.

Otros de los asuntos tratados han sido el acuerdo para cobrar multas que resultan difíciles de cobrar, la creación de una comisión para reclamar la capitalidad de Valencia, la colocación de una estación medidora de la contaminación en el centro de la ciudad y reclamar la financiación del transporte metropolitano. Puig también avanzó la declaración del año Blasco Ibáñez.

Publicado por el Levante.