Juan Antonio Millán, asesor del Grupo de Trabajo del Taxi de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP), en representación de los taxistas rurales, ha reclamado a la Junta que no anule el Decreto 11/87 y dialogue sobre la “reciprocidad modulada”.

Millán, en una carta remitida al director general de Movilidad de la Junta de Andalucía, José Luis Ordoñez, a la que ha tenido acceso Efe, se refiere a la huelga mantenida este fin de semana por los taxistas del aeropuerto de Málaga, que es, en su opinión, “desproporcionada y por sorpresa”.
Considera que “sería sorprendente” que la Dirección General “ante la presión” de estos taxistas suspendiera el Decreto 11/87 que permite a los taxistas andaluces operar con cualquier aeropuerto o puerto andaluz, pudiendo sin restricciones, para llevar viajeros y para recogerlos solo con la limitación de ir precontratados.
 
Explica que los taxistas rurales lo que desean es “que se mejore” y que “se amplíe”, ya que “en estos 29 años de vigencia la única dificultad a superar ha sido la reacción intolerante incluso violenta de algunas pandillas organizadas de taxistas autóctonos de ciudades con aeropuerto, en especial sucede en los de Sevilla y Málaga”.
 
“Suspender ahora y ante la presión el Decreto constituiría un mal precedente, una irresponsabilidad, y una agresión contra los taxistas de pueblos que forman parte del sistema de transporte público y que facilitan las únicas comunicaciones desde el medio rural y turístico desde los aeropuertos y puertos”, precisa.
 
Por ello, ha indicado que estarían dispuestos a hablar de la “reciprocidad modulada siempre que se hable de todo tipo de infraestructuras de transporte de viajeros modal o intermodal, que sean de titularidad o gestión estatal autonómica o municipal o concesional”.
 
 
Fuente: EFE

Visita el artículo original.