El taxista muestra el dedo partido tras la agresión./IDEAL
El taxista muestra el dedo partido tras la agresión. / IDEAL

El taxista sufrió una fractura en un dedo y una «fuerte contusión» en la cabeza tras advertir al conductor de VTC de que no podía parar con la aplicación abierta para captar pasajeros

Javier Morales

JAVIER MORALESLunes, 8 julio 2019, 02:05

Un taxista de Granada ha denunciado en la mañana de este domingo la supuesta agresión por parte de un conductor de Vehículos de Turismo con Conductor (VTC) que sufrió a mediodía del sábado. Según su testimonio, el trabajador del VTC estaba parado en la calle Joaquina Eguaras, junto al centro comercial Alcampo, captando clientes con la aplicación abierta, algo que no permite la normativa. El taxista le llamó la atención y el conductor VTC la emprendió supuestamente «a patadas y puñetazos» con él.

«Le toqué la ventana y le dije que no podía estar parado. Empezó a darme voces y me amenazó con que me apuñalaba allí mismo. Me dio una patada en la mano y puñetazos en la cabeza», relata J. A., aún con el susto en el cuerpo. Ocurrió entre las 12.30 y las 12.45. Tras la agresión, llegaron tres personas que mediaron para evitar males mayores y una mujer dio aviso a la Policía Nacional. El herido acudió a las urgencias del hospital del Parque Tecnológico de la Salud y posteriormente a dependencias de la Policía Nacional, aunque no ha denunciado hasta la mañana de este domingo por un error en el informe médico. «Sentí miedo y ahora todavía lo tengo, porque si esa fue la reacción, de aquí en adelante no sé cómo va a reaccionar«, ha explicado a IDEAL.PUBLICIDAD

El resultado de la paliza es un dedo partido y una fuerte contusión en la cabeza. Los testigos tomaron nota de la matrícula del coche negro que conducía el denunciado y los taxistas lo tienen identificado. El agredido está ya en casa, recuperándose de las heridas sufridas.

«La violencia no es opción»

El relato de lo sucedido circula a través de los grupos de Whatsapp de los taxistas, en los que han advertido de la matrícula y rasgos del presunto agresor: «Si os acercáis a él, tenedlo en cuenta: el móvil grabando». Como ha explicado José Luis Castillo, presidente de la asociación Radio Taxi Genil, el conductor de Uber es un antiguo trabajador del taxi. La asociación ha manifestado su repulsa por lo sucedido: «Desde Radio Taxi Genil condenamos firmemente las agresiones sufridas por uno de nuestros conductores (que ha tenido que ser atendido en las urgencias del PTS) a manos de un trabajador de la plataforma Uber. Creemos firmemente que la violencia no es opción en ningún caso».

El presidente de la gremial del taxi de Granada, Ramón Alcaraz, lamenta y condena lo sucedido y se ha puesto a disposición del compañero que sufrió la presunta agresión, que le ha transmitido lo ocurrido. Según Alcaraz es el primer caso de agresión en Granada de un conductor VTC a un taxista,aunque no ha sido el único encontronazo -el resto no ha pasado a mayores- entre miembros de uno y otro colectivo. En enero, dos conductores de VTC denunciaron haber sufrido daños en sus automóviles presuntamente causados por taxistas.

A través de Twitter, el colectivo Élite Taxi también ha condenado el acto e instado a las autoridades, en especial a la consejera de Fomento de la Junta, Marifrán Carazo, «a que se ponga cordura de una vez por todas y se cumplan las reglas y se regulen de una vez» los VTC.

Alcaraz subraya que los vehículos VTC de Uber que operan en Granada capital no deben estar aparcados en «zonas de influencia» como «estaciones o aeropuertos», que han de volver a su base una vez han cumplido el servicio y no pueden estar circulando por la ciudad con la aplicación móvil abierta a la ‘caza’ de pasajeros.

El área de Movilidad del Ayuntamiento de Granada, en su resolución sobre la tramitación de accesos VTC, recuerda que los conductores de este tipo de vehículos deben circular siempre con el contrato previamente firmado con el pasajero, y que «fuera de los servicios contratados, no pueden ofrecer servicios en paradas o mientras se encuentran en circulación, debiendo volver a su base».

El conflicto a raíz de la llegada de la primera aplicación de VTC a Granada, en enero de este año, ha llegado a enfrentar a asociaciones de conductores y Ayuntamiento en los tribunales.El colectivo de conductores VTC había recibido en abril más de medio centenar de denuncias del Ayuntamientopor circular por zonas restringidas al tráfico sin permiso, pese a que el juzgado avaló –a través de un auto en diciembre– su circulación por el centro. A finales de abril, una providencia del Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 5 instó de nuevo al consistorio a permitir la circulación de los coches VTC por los carriles de circulación restringida del Centro. El juez lo reclamó «bajo apercibimiento de desobediencia» al Consistorio.

Publicado por Ideal.