Noticias original: economia3.com

El director de Free Now responde a las acusaciones de los taxistas que culpan a la app de querer precarizar al sector con medidas como la flexibilización de tarifas

La plataforma digital Free Now ha publicado un estudio sobre perspectivas del futuro de la movilidad urbana en el que se analiza el impacto de una serie de medidas regulatorias de flexibilización del sector del taxi. El informe ha levantado ampollas entre los taxistas que culpan a la aplicación de querer precarizar el sector con medidas como la eliminación de barreras a la concesión de nuevas licencias.

“Nosotros nunca hemos hablado de liberalizar las licencias de taxi”, responde Jaime Rodríguez De Santiago, director general en España de la app, quien apunta que la intención del estudio es generar debate con tal de mejorar la competitividad del sector y que este se adapte a las nuevas tendencias de la movilidad.

Hablamos con Rodríguez sobre el informe encargado a PWC y sobre la marcha de Free Now, antes My Taxi, tras su cambio de marca.

-¿Qué motivó la realización del estudio?

-Es un estudio que hemos hecho con objeto de entender mejor cuál es el impacto de la regulación actual en el sector. Lo que no hemos hecho nosotros es presentar medidas concretas. Queríamos abordar, entre todos, las posibles soluciones para mantener la competitividad del taxi.

Esta se ve, en ocasiones, mermada por una normativa demasiado rígida. El estudio lo que hace es analizar todas las áreas de la regulación. Desde las restricciones cuantitativas a las licencias, la flexibilidad de las tarifas, la posibilidad de que exista taxi compartido, las restricciones geográficas o las restricciones en los horarios de trabajo.

Lo que pretendemos es debatir entre todos cuáles son las medidas más apropiadas para que el taxi pueda seguir compitiendo y aportando el valor que ha aportado hasta ahora.

-¿Qué beneficios podría obtener Free Now de aplicarse estas medidas?

-No hemos hecho este estudio con el objeto de entender cuál es el beneficio para Free Now. Lo que estamos intentando es entender como podemos incrementar la competitividad del sector.

Un ejemplo evidente que estamos intentando solventar y que llevamos tiempo comentando con las Administraciones es el hecho de que no existan tarifas de precio cerrado.

También hay iniciativas que llevamos sugiriendo a corto plazo para incrementar esa competitividad. Una es la de los precios cerrados. Por supuesto, una mayor flexibilidad en las tarifas, la posibilidad de que las tarifas puedan variar entre unos máximos y unos mínimos para que se puedan adaptar a la demanda que hay en cada momento.

Por otro lado, intentar que haya más flexibilidad en la forma de trabajar, en los horarios y las libranzas, de manera que no haya momentos durante el día, la noche o los fines de semana en los que sea difícil encontrar un taxi en determinadas ciudades.

-La Asociación Nacional del Taxi señala que la aplicación de estas medidas supondría la precarización del sector, ¿están de acuerdo?

-La experiencia que nosotros tenemos de otros mercados e incluso de algunas de estas medidas que se empiezan a desarrollar en algunas ciudades como en Madrid es que para lo que sirven es para atraer más demanda al taxi, con lo cual son más servicios, y por tanto, más ingresos.

No hay ningún ánimo de precarizar, al contrario, el ánimo es de incrementar la competitividad y garantizar el futuro del taxi en un escenario en el que la competencia es cada vez más amplia y en el que los ciudadanos tienen que adaptarse a las nuevas alternativas entre las que elegir.

-Una propuesta delicada es eliminar las restricciones cuantitativas de las licencias ya que estas son la base de la jubilación de los taxistas, ¿se plantean esta liberalización?

-Nunca hemos hablado de liberalizar las licencias de taxi. No hemos hecho ninguna propuesta en ese sentido y de hecho yo creo que es un debate que queda lejano en España. El estudio sí que analizaba el impacto económico de cara a la sociedad y también analizaba como en otros países habían establecido escenarios de transición para compensar una eventual pérdida de valor. Pero no es algo que nosotros estemos proponiendo ahora mismo.

-Los taxistas han hecho un llamamiento para que deje de utilizarse su aplicación, ¿le preocupa este tipo de acciones?

-Entendemos que el sector del taxi es un sector tremendamente heterogéneo donde puede haber gente que comparte algunas posturas y gente que quizá no lo haga. La realidad es que Free Now a día de hoy tiene una base de conductores comprometida en las ciudades en las que operamos.

En muchas de las ciudades estamos registrando récords de actividad y lo que vemos es que buena parte del sector si que aboga por medidas de flexibilización con las que ser más competitivos. Entienden que la alternativa es perder clientes a favor de otros modos de movilidad. Nosotros hemos extendido la mano para dialogar, para buscar posturas de consenso e intentar buscar lo mejor para el sector.

-¿Cómo debería evolucionar el sector del taxi?

-Lo primero que tenemos que resolver es la asimetría regulatoria que hay entre dos servicios que compiten por un cliente muy similar como es el taxi y las VTC. Esto pasa por flexibilizar en cierta medida el taxi.

Más flexibilidad en la parte de tarifas. La introducción del taxi compartido, una mayor flexibilidad en cuanto a las restricciones de áreas geográficas o de jornadas de trabajo. El único objetivo es hacer el taxi más atractivo para unos clientes que pueden tender a otras opciones.

-¿Qué proyectos desarrolla Free Now tras el cambio de marca?

-Estamos integrando patinetes en algunos países, no en España todavía. Es el primer paso para la integración de más modos de movilidad. Creo que naturalmente en un futuro podríamos ir colaborando con las distintas empresas hermanas del grupo para poder ir integrando alguno de esos modos o con empresas ajenas.

En España realmente el proyecto más importante que tenemos a día de hoy no está tan centrado en esa multimodalidad sino en incrementar la competitividad del taxi y en trabajar en medidas como las que te comentaba anteriormente.

En este sentido estamos ahora mismo en pruebas en Madrid con tarifas de precio cerrado y tarifas dinámicas a lo largo del día. La verdad es que los resultados están siendo excepcionalmente buenos. Se está disparando la demanda y nos encantaría poderlo extender a otras ciudades pero va a depender de que regulación haya en cada una de ellas.

-¿Qué datos manejáis en València?

-En los últimos 12 meses en Valencia hemos tenido 825.000 solicitudes de carrera y más de 1.000 taxistas registrados.

-Por último, ¿qué ventajas ofrece la app para el taxista?

-Ofrece una alternativa para capturar una demanda que cada día es más digital. Una forma de optimizar el horario de trabajo de los taxistas, así como sus ingresos, y acercarse a los clientes digitales.