Descargar PDF

Los profesionales de cuatro asociaciones piden a la presidenta de la FAMP que tramite un encuentro con los responsables de la Consejería de Fomento

El sector marbellí del taxi permanece callado frente a la decisión de sus colegas de la capital de rechazar el plan que presentó la Junta el pasado viernes para desatascar el conflicto, aunque sí estima que el paro con el que amenaza en Semana Santa provocaría un daño incalculable al destino Costa del Sol. Así lo entiende al menos el presidente de Taxisol, Victoriano Vázquez, quien mantiene su oposición, al igual que el resto de taxistas de la provincia y los de municipios limítrofes de Granada y Cádiz, a la propuesta de reciprocidad modulada en la que insisten los profesionales de la capital y que les permitiría recoger clientes por precontratación en toda Málaga para llevarlos al aeropuerto.

Después de que ayuntamientos y mancomunidades se posicionaran la pasada semana en favor de los taxistas de sus respectivos municipios, los profesionales que operan en el área más occidental han dado un paso más y este mismo lunes volvían a reclamar el apoyo de la alcaldesa de Marbella, Ángeles Muñoz, en su calidad de presidenta de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP).

Los taxistas de Marbella claman contra la huelga anunciada para Semana Santa

Parada de taxi situada en el centro de Marbella

La petición ha sido cursada mediante un escrito presentado por registro de entrada del Consistorio y firmado por los presidentes de Taxisol, la Federación de Municipios Turísticos de la Costa del Sol y Autónomos de Torremolinos, la Federación Empresarial Andaluza del Taxi Rural y Taxi Algeciras. En el escrito se solicita que Muñoz, como presidenta de la FAMP, tramite una reunión a la mayor brevedad posible entre los representantes del sector y los responsables de la Consejería de Fomento en Sevilla. Asimismo, estas cuatro asociaciones pretenden que Muñoz se sume físicamente a la cita, aunque ya cuentan con el apoyo de la regidora de Almuñécar, Trinidad Herrera (PP), que de motu proprio se ha ofrecido a acompañarles a la capital hispalense en el momento en el que se produzca dicho encuentro. «Queremos hablar con la Junta, que escuche a los pueblos y saber qué va a pasar en Semana Santa», afirma Vázquez. «La solución al conflicto la tienen los políticos no los taxistas», subraya. «Un parón en Semana Santa no solo nos afectaría a nosotros, sino a la imagen de la Costa del Sol», advierte.

Un 1% del pastel

La solución planteada por la Consejería de Fomento para evitar que continúen los enfrentamientos entre los taxistas de Málaga y los del resto de la provincia tampoco satisfacía a estos últimos ya que la propuesta incluía la implantación de la reciprocidad modulada durante dos años tanto en el aeropuerto como en el puerto y la estación María Zambrano, hasta la constitución de un área de prestación conjunta.

Vázquez recuerda que los profesionales de los pueblos no tienen una estructura mercantilista, gasolineras o talleres propios como los 1.400 taxis de la capital, que cuentan además con capacidad organizativa para llegar a acuerdos con los touroperadores. El presidente de Taxisol aboga porque el decreto 11/85 que regula el transporte terrestre en Andalucía se modifique por consenso y no mediante medidas de presión de los taxistas de la capital, porque lo contrario significaría, a su juicio, la ruina del sector. A modo de ejemplo, Vázquez apunta que actualmente el taxi de Marbella apenas acapara el 1% de los servicios en el aeropuerto.

Visita el artículo original.