Exigirá a sus conductores afiliarse como autónomos y estar al día en el pago de las cuotasOfrece una lista cerrada de platos acordada con restaurantes y la entregará en 10 minutos

REUTERS

CÉSAR URRUTIA

Uber vuelve a la actividad en España. Mes y medio después de que por orden del juez y a instancias de los taxistas, los operadorescerraran el acceso a la web y la aplicación móvil de la empresa norteamericana, abrirá con la misma aplicación pero un nuevo dominio, nuevos servicios y un marco de negocio más acorde a la regulación.

Desde hoy 19 de febrero, ofrecerá en Barcelona entrega de comida a domicilio. Sus conductores cambiarán los pasajeros por hamburguesas, ensaladas y burritos en cuatro barrios de la ciudad.

“Hemos solicitado al juez que levante la prohibición de Uberpop, que es lo expresamente prohibido, nada más. El auto no hablaba de comida. Queremos recuperar el dominio y de momento empezaremos con UberEats”, explica Carlos Lloret, responsable de la empresa en España.

Con el nuevo servicio, el objetivo es que los clientes que están en casa, en la oficina, en un parque o en la playa puedan elegir entreuna lista cerrada de platos acordada con determinados restaurantes, encargarla, recibirla en menos de 10 minutos y pagarla con tarjeta. Los precios de los platos oscilan entre 8 y 11 euros y el coste del envío -con independencia de los platos pedidos- es de 2,50 euros. Uber cobrará a ambas partes una comisión cercana al 20%.

Entre los conductores -de los que Uber no da el número- “una buena parte” corresponde a los que la empresa tenía dados de alta para su servicio de transporte de pasajeros, que desde el pasado mes de agosto provocó huelgas de los taxistas y diversos incidentes que incluyeron desperfectos o incluso incendios en vehículos que utilizaban la aplicación.

«Entendemos que en este servicio todo está conforme a la legislación. Si no podemos transportar personas podemos transportar muchas otras cosas», dice Lloret en alusión al concepto que la empresa denomina UberEverything y que se refiere tanto a la entrega de comida como de paquetería, compras del supermercado…

Fiel a su esquema de negocio, Uber es una plataforma tecnológica que promueve que la oferta y demanda de un determinado servicio se pongan de acuerdo. En el caso de los pasajeros, la coartada le duró solo unos meses contra los taxistas, aunque tras ordenar el cierre “cautelarísimo” el juez la deberá analizar en profundidad y tomar una decisión muy esperada por lo que supone para la convivencia de la economía digital con la convencional. La CNMC, por ejemplo, está a favor de una mayor integración.

En el caso de Ubereats, las licencias de los restaurantes que se han dado de alta incluyen la posibilidad del transporte a domicilio. “Abrimos hace año y medio y hemos trabajado con dos empresas de reparto a domicilio pero en este caso tenemos un sistema con una aplicación muy conocida que nos permite además trabajar con más margen de tiempo”, explica Alex Knoepfel , propietario de Surf House Barcelona, uno de los primeros restaurantes acogidos al sistema.

Por el lado de los conductores, la empresa les exigirá estar afiliados como autónomos y vigilará que estén al día del pago de sus cuotas. Es la principal diferencia con su fallido intento en el transporte de pasajeros, donde para ser conductor bastaba con tener un permiso de la DGT y un seguro, como cualquier propietario de coche.

El secreto para que el tiempo entre la orden de encargo y la recepción del envío sea inferior a 10 minutos está en la logística. En un principio Uber sólo servirá en cuatro barrios de Barcelona (Poble Nou, Barceloneta, Eixample y…) entre 12.30 y 15.30 y entre 20 y 23 horas por la noche. Apoyándose en análisis de datos, los restaurantes tendrán preparados para la primera hora de cada turno determinado número de platos que se piden. De esta manera, los conductores ya los tienen embarcados y listos para servir. Cuando se trata de platos calientes, son introducidos en bolsas térmicas conectadas a la toma interna de batería que de esta manera conserva la temperatura. Cada una de estas bolsas tiene capacidad para unas seis hamburguesas y el tiempo máximo que la comida puede estar dentro sin dejar de ofrecer la calidad que los restaurantes exigen es de tres

Publicado por el Mundo.