Taxistas, sindicatos de la EMT, vecinos, autoescuelas y víctimas de accidentes de tráfico piden al ayuntamiento que retire la permisividad

José Parrilla | Valencia 14.01.2017 | 04:15

La práctica totalidad de las asociaciones de taxistas, los responsables del Comité de Empresa de la EMT y sus sindicatos, usuarios de la bici y de la moto, asociaciones de vecinos de Ciutat Vella y Russafa, y la Asociación Valenciana de Autoescuelas (AVAE) han firmado un documento impulsado desde el sector del taxi en el que se pide la anulación del aparcamiento nocturno en el carril-bus. Ese documento se ha entregado ya en el Ayuntamiento de Valencia y se ha dirigido personalmente al alcalde Joan Ribó, a la espera de una solución rápida a una medida que, a juicio de los firmantes, genera inseguridad física y jurídica, además de bloquear lo que llaman «corredor de emergencias».

Según explicaron Fernando Ballester, responsable de USO-CV; y Fernando del Molino, presidente de la Federación Sindical del Taxi, en la actualidad el artículo 56 de la Ordenanza Municipal de Circulación permite estacionar en el carril-bus todos los días de la semana entre las 10 de la noche y las 8 de la mañana del día siguiente. No hay distinción de zonas, aunque sólo es posible aparcar en aquellos que están debidamente señalizados en ese sentido.

En cualquier caso, los taxistas creen, y así lo han hecho saber en la Mesa de la Movilidad, que aparcar en el carril bus por las noches es un peligro físico para los usuarios y jurídico para el ayuntamiento.

En cuanto a los usuarios, aseguran que los demandantes de taxi tienen que salir al segundo carril a parar un vehículo, un riesgo aún más elevado cuando se trata de personas con problemas de movilidad. Los taxistas, por su parte, (también conductores de la EMT), han de parar en el segundo carril para coger viajeros supone, lo que crea un riesgo de colisión trasera que ya ha generado muchos accidentes.

Sobre la seguridad jurídica, el problema está en que la Ley de Seguridad Vial prohíbe aparcar en el carril-bus, de manera que una ordenanza, de rango inferior, no puede estar por encima de esa norma. Eso significa que cualquier multa puede ser recurrida y ganada, advierten.

En última instancia, recuerdan que este carril es utilizado diariamente como «corredor de emergencias», es decir, el espacio por el que circulan las ambulancias, bomberos y coches de protección civil, lo que significa que su bloqueo es también un bloqueo a estos servicios.

Sorprendente apoyo
Para los taxistas fue una «sorpresa» ver en la Mesa de la Movilidad que una de sus peticiones históricas contaba con el consenso casi general de los colectivos ciudadanos, de ahí que les invitaran a sumarse.

Según dicen, los únicos colectivos que están a favor del aparcamiento en el carril-bus es el de hosteleros y la Federación de Asociaciones de Vecinos, aunque en este caso, no respaldados por las asociaciones directamente afectadas, como es el caso de Ciutat vella y Russafa. «Está claro que a quien le perjudica esta medida lo denuncia y a quien no le perjudica no dice nada», explican.

Además, aseguran que el alcalde, Joan Ribó, proponía suprimir este aparcamiento cuando estaba en la oposición y que incluso Compromís lo llevaba en su programa electoral, por lo que entienden que el concejal de Movilidad, Giuseppe Grezzi, esté dispuesto a estudiar la supresión. Lo que no entienden es que Ribó «bloqueara» esa propuesta.

Las entidades firmantes son: Elite Taxi, Federación Sindical del Taxi, USO-CV Taxi, Gremial del Taxi, Asociación Nacional Taxi ANT, ATCV, UPT, Asociación Valenciana de Austoescuelas (AVAE), Coordinadora de Vecinos de Ciutat Vella, Russafa Descansa, Stop Accidentes, Plataforma Motera de Seguridad Vial, Federación Bici Club Valencia, presidente y vicepresidente del Comité de Empresa de la EMT, y los sindicatos de la EMT CC OO, UGT, Apttuv, CGT e Intersindical TVC.

Publicado por el Levante.