Descargar PDF

La Junta quiere un documento que confirme si hay trato desigual para el sector de la capital

El aeropuerto de Málaga, si nada lo remedia antes, seguirá huérfano de taxis hasta el viernes. Esta es la fecha en la que la Junta de Andalucía tiene previsto reunirse con el sector de la capital para tratar de desbloquear el conflicto que mantiene sin este servicio público el aeródromo desde hace cuatro días en protesta por el silencio de la Administración regional en su demanda para adecuar que o bien se les permita recoger viajeros en otras localidades limítrofes o bien se le impida a los taxistas de estas localidades realizar servicios con el aeropuerto como punto de destino o de partida.

El delegado de Fomento y Vivienda, Manuel García, dijo que será el viernes cuando se den a conocer las conclusiones de un estudio realizado sobre el terreno para confirmar o descartar la queja de los taxistas capitalinos sufren un trato injusto. “La idea es comprobar si esa desigualdad de la que hablan es real; no se trata de apreciaciones de unos y de otros, sino de sustentar la propuesta que finalmente se haga con los datos recogidos”, expuso. Todo ello con la opción de modificar el decreto 11/85, que regula el sector del taxi en Andalucía.

García admitió que si de este estudio se concluye la existencia de esta desigualdad “intentaremos modificar ese decreto”. Pero la tarea se antoja compleja, ya si la respuesta satisface a los conductores de la capital, puede provocar la protesta del sector en otros puntos de la provincia, que piden mantener intacta la norma. “Hay intereses contrapuestos; hay ayuntamientos que se niegan a que se modifique; esperamos hacer una propuesta consensuada y que sea entendida por el resto de taxistas de la provincia; es una tarta que hay que repartir”.

La de ayer fue la cuarta jornada en la que el paro del taxi se dejó notar en las calles de la ciudad y, especialmente, en el aeropuerto. En este último caso, en presencia de un amplio despliegue policial, la parada estuvo nuevamente desierta de coches, mientras que en el resto de la urbe salieron a la calle la mitad de la flota, lo que supuso algo más de 700 vehículos.

Estos datos fueron confirmados por el presidente de la Asociación de Autónomos del Taxi en Málaga (Aumat), José Antonio Mate. “La situación se va a mantener hasta que se resuelva el conflicto; la solución pasa por que se cumpla el acuerdo que puso encima de la mesa la Junta, que es la reciprocidad modulada”, expuso. “Normalidad no hay, hay una tensa calma y es imprevisible, porque puede haber incidentes en cualquier momento; la Junta dilata demasiado la decisión”, añadió.
zoom

Amplio despliegue policial en el aeropuerto, ayer, en el cuarto día de huelga del taxi.

En la tarde de ayer comentaba la existencia de “algún conato, de gente de rodea el aeropuerto tratando de llevarse algún servicio, pero de momento bien”. Preguntado por la ausencia de una convocatoria formal del paro, el representante del sector justificó lo ocurrido en la decisión de los profesionales de “bajarse de coche y no volver a trabajar hasta que le solucionen la cosa”. Desde la Delegación de Empleo negaron la existencia de expediente alguno que pudiese acarrear alguna medida disciplinaria contra los taxistas y recordaron la particularidad del caso, dado que en buena medida se trata de trabajadores autónomos.

La huelga en el aeropuerto se deja notar, especialmente, sobre los visitantes que llegan a la Costa del Sol estos días. “Es un inconveniente para los turistas y más con el fin de semana de por medio”, dijo Luis Pérez, gerente de la Asociación Empresarial de Agencias de Viajes (Aedav). “Consecuencias sin duda ocasiona y hechos de este tipo no favorecen para nada al sector, aunque se trate de temporada baja; tampoco parece muy aceptable la forma en la que se ha desarrollado, sin previo aviso”, dijo.

De otro lado, Juan Antonio Millán, asesor del Grupo de Trabajo del Taxi de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP), en representación de los taxistas rurales, reclamó a la Junta que no anule el Decreto 11/87 y dialogue sobre la “reciprocidad modulada”. Millán considera “desproporcionada” la huelga en Málaga y apunta que “sería sorprendente” que “ante la presión” de estos taxistas la Junta suspendiera la normativa.

Visita el artículo original.