Descargar PDF

No se ha resuelto el conflicto por el decreto 11/85 tras un año de negociación con la Junta y los conductores culpan a sus representantes

Los taxistas dejaron ayer una hora sin servicio al aeropuerto de Málaga, entre las 11:00 y las 12:00. Sin embargo, lo que iba a ser una nueva protesta contra la Junta de Andalucía por no resolver aún el conflicto del decreto 11/85 se convirtió en una discusión en un tono bastante elevado entre los taxistas y sus representantes. De hecho, tanto José Antonio Mate, presidente de la Asociación Unificada Malagueña de Autónomos del Taxi (Aumat), como Francisco Soria, presidente de Taxi Unión, se llevaron una buena reprimenda de sus compañeros.

El sector exige desde hace años que la Junta de Andalucía derogue un decreto de 1985 que permite recoger viajeros en el aeropuerto a taxistas de otros municipios, una situación que los profesionales de Málaga consideran que es una competencia desleal porque ellos no están autorizados a ir a otros municipios a recogerlos. Un ejemplo. Un taxista de Marbella puede venir al aeropuerto de Málaga, recoger a un cliente y llevarlo a su hotel en Marbella y uno de la capital no puede ir a Marbella, recoger a ese cliente y llevarlo al aeropuerto.

Un momento del paro que realizaron ayer los taxistas en el aeropuerto.

Los ánimos se encresparon en marzo del año pasado y los taxistas de la capital amenazaron con hacer una huelga en Semana Santa que, al final, se desactivó ante la promesa de la Junta de Andalucía de que se estudiaría la situación. Unas semanas después, el gobierno andaluz propuso que hubiera una reciprocidad en el servicio, es decir, que pudieran venir al aeropuerto taxistas desde otros municipios y al revés. El sector en Málaga está, en principio, de acuerdo pero esa medida aún no ha sido aprobada ni se está llevando a cabo, ante la desesperación de los profesionales. Francisco Soria indicó ayer que la Junta de Andalucía ha hecho un nuevo estudio y que se reunirán en marzo para adoptar una solución final, por lo que habría transcurrido un año entero desde que se reactivó el conflicto. Los taxistas de la capital ya están hartos de esperas, pues primero se dijo que la reciprocidad funcionaría en diciembre y ya van por marzo, y culparon a sus representantes de no hacer todo lo que podían.

Se da además la circunstancia de que los taxistas denuncian que hay un gran intrusismo en el aeropuerto. “No solo vienen taxistas, sino vehículos sin tarjeta de transporte, coches de los hoteles que no están autorizados y personas privadas que dicen que vienen a recoger a un amigo siete veces al día”, criticó Soria, quien subrayó que “la situación es caótica y la Junta tiene que solucionarlo”. Piden más controles tanto al gobierno autonómico como al Ayuntamiento de Málaga. El presidente de Taxi Unión señaló que un taxista recauda una media en el aeropuerto de 60 ó 70 euros diarios y gasta unos 50, por lo que la rentabilidad es escasa. “Eso no se puede mantener”, añadió.

Por ahora, la intención de los representantes es esperar a marzo y, si no hay acuerdo, realizar otras medidas de protesta. La tensión vuelve a crecer y, si no se resuelve este problema que lleva enquistado años, es posible que esta vez sí haya huelga en Semana Santa. Mientras tanto, ayer, ajenos a la polémica, decenas de clientes esperaron hasta una hora un taxi.

 

Visita el artículo original.