Los taxis que prestan servicio en Tafalla, en la actualidad son cinco vehículos, no tendrán que llevar por obligación un taxímetro. El Ayuntamiento de Tafalla, durante el pleno celebrado este martes por la tarde, dio el visto bueno por unanimidad a la propuesta que el gremio de taxistas de la localidad les había trasladado. Según exponían en la petición elevada al consistorio, en el año 2005 se aprobó la Ley Foral del Taxi en Navarra, la cual recogía la obligación por parte de los taxistas de llevar tres elementos indicativos como el taxímetro, el piloto y el módulo. 

Según explican en la exposición de motivos trasladada al consistorio, dicha ley se hizo “sin contar con la forma de trabajo de los taxis en los distintos municipios”, diferentes, indican, a las de la capital. De hecho, recordaron, hubo una campaña de recogida de firmas por parte de alcaldes que consideraban que no era necesaria la colocación de dichos aparatos. Entre los ayuntamientos firmantes en su momento estaba el de Tafalla. Dado el apoyo que tuvo la demanda de estos taxistas, el Gobierno foral acordó no sancionar a quienes no lo llevasen. 

El uso del taxímetro no será obligatorio para los taxis de Tafalla

Dicha norma se ha visto modificada recientemente por la Ley Foral 22/2013 de 2 de julio, que añade un párrafo que indica que “el municipio o entidad local competente en el área de prestación podrán eximir de la obligación de llevar taxímetro y módulo”. Ante esta situación, los taxistas de Tafalla han decidido trasladar su petición al pleno, que ha accedido a su propuesta para que sigan trabajando como hasta la fecha, sin necesidad de portarlo. Patxi Irízar, concejal de Tráfico y Seguridad Ciudadana, aseguró que los usuarios nunca han tenido queja alguna por la forma de trabajar de los taxistas en Tafalla. “Creemos que si ha funcionado hasta ahora no tiene sentido obligar a hacer un gasto”, apuntó en la que fue la única intervención en el pleno sobre el tema. 

Al margen de que la decisión de llevarlo o no depende ahora de la entidad local, los taxistas recalcan los gastos que para ellos supone la colocación del aparato en su vehículo, pues, según indican, les cuesta unos 1.000 euros. “Y no es para siempre, ya que a los años se quedan obsoletos y hay que renovarlos”, señalan, antes de añadir los viajes anuales para su revisión, los cambios de tarifas que hay que modificar en los aparatos o la dificultad de adaptar unas tarifas a unos servicios urbanos “tan cortos, casi inexistentes”.

En la forma de trabajo actual para los taxistas de Tafalla poca cabida tienen los recorridos urbanos, pues, aseguran, apenas los hay. “Para ello trabajamos con tarifas de precio fijo que los pocos clientes habituales ya se saben casi de memoria. En carretera o servicio interurbano se cobra igual que si llevásemos taxímetro, pues se cobra por kilómetro recorrido. No hay que olvidar tampoco que casi todos los servicios interurbanos son pactados de antemano con el cliente, un punto más que tener en cuenta en la transparencia de nuestro trabajo”, concluyen.

 

FUENTE:  diariodenavarra.es

 

 

Visita el artículo original.