Los conductores autonómos protestan hoy con una caravana que atravesará la ciudad

«Cuantas más paneles pongan mejor». La reunión mantenida ayer entre el concejal de Tráfico, Alberto Mendoza, y representantes de las principales asociaciones del sector del taxi tuvo como uno de sus principales acuerdos la colocación de paneles informativos en las paradas del centro donde se indicarán las tarifas vigentes, así como el coste más económico de las rutas habituales.

Se trata, indicó el representante de la Federación Sindical del Taxi, Fernando del Molino, de dignificar las paradas, más allá de la señal indicativa que marca el estacionamiento, además de ofrecer el máximo de transparencia a los clientes, sobre todo a turistas que no conocen la ciudad y los trayectos adecuados.

La petición de los paneles partió de este sindicato, comentó, aunque después se sumaron todos para aprobarlo por unanimidad. Los paneles serán similares en su diseño a los postes utilizados por la EMT.

La iniciativa persigue el mismo objetivo que un movimiento espontáneo surgido hace meses en el sector del taxi. Como informó LAS PROVINCIAS, un grupo de chóferes colocó en las ventanillas traseras de los coches carteles donde se ofrece una información similar. El objetivo es reducir en la medida de lo posible los engaños a los viajeros, con recorridos más largos que los necesarios para llegar al lugar pedido.

Otros asuntos tratados con Mendoza fueron la colocación de más paradas. Habrá una más en la Gran Vía Germanías, entre las calles Sevilla y Cádiz, mientras que también se acordó el estudio para ubicar una segunda en la plaza de Cánovas.

También hubo tiempo para las quejas, como las multas que impone la Policía Local a los taxistas. «Entregamos fotografías de sanciones que no tienen ningún sentido, como cuando multan un vehículo en plena descarga de clientes». Otra de las peticiones del sector es que se reduzca la presión contra los coches aparcados en la parada, aunque fuera de la zona autorizada.

La crisis y la falta de un reloj horario ha hecho que las paradas se llenen de taxistas que renuncian a circular horas y horas por la ciudad a la búsqueda de clientes. A partir del día 12, todos los vehículos deberán llevar en el taxímetro el reloj horario, que fijará un tope de 16 horas diarias de funcionamiento. La Asociación Empresarial del Taxi ya ha anunciado un recurso contra esta medida, para reclamar la libertad horaria. Por el contrario, la Federación Sindical mantiene para hoy una protesta que saldrá a las once y media de la mañana de las torres de Serranos, para discurrir por la ronda, la calle Ángel Guimerá y la avenida del Cid. Acabará en el complejo 9 d’Octubre y los organizadores prevén que acudan un millar de conductores.

Del Molino anunció una nueva convocatoria de manifestación el próximo día 11, también a las once y media de la mañana, aunque en esta ocasión tendrá dos zonas de concentración. La primera estará en la Gran Vía Fernando el Católico, a la altura de la calle Literato Gabriel Miró, mientras que la segunda estará en la Gran Vía Marqués del Turia, en la esquina con la calle Isabel la Católica. Acabarán en las torres de Serranos, donde dejarán los coches estacionados para dirigirse a la Generalitat, donde entregarán un escrito para el presidente Fabra.

Sobre la reunión de ayer, acudieron representantes de cuatro asociaciones (Federación del Taxi, USO Taxi, Asociación Gremial de Autotaxi y Asociación Empresarial del Taxi), donde se abordaron también temas relacionados con las Fallas

El delegado subrayó que los conductores tienen permiso para pasar la zona cortada al tráfico privado, siempre con la autorización previa de la Policía Local. En años anteriores, los taxistas se habían quejado de impedimentos para llegar al centro, donde pueden dejar a sus clientes más cerca de las zonas de fiesta.

Publicado en Las Provincias.es