Casi cien vehículos inspeccionados desde que empezó el control policial en las paradas de San Pablo y Santa Justa

ABC |Un cliente pide un coche de Cabify por el móvilE. BARBA08/03/2017 13:57h – Actualizado: 08/03/2017 14:19h

El balance de los diez primeros días de trabajo de control por parte de la Policía Local en las paradas de taxis del aeropuerto de San Pablo y de la estación de Santa Justa se ha saldado de forma muy desfavorable para los coches de alquiler con conductor, los denominados VTC, que han centrado la amplia mayoría de las sanciones interpuestas por el Ayuntamiento de Sevilla. De hecho, de los 86 vehículos inspeccionados que generaron sospechas en los agentes, 23 fueron sancionados; y de esos 23, un total de 20 coches forman parte de ese colectivo de «taxis privados» que ha empezado a trabajar en el sector recientemente, según los datos oficiales a los que ha tenido acceso ABC.

RELACIONADA

El aeropuerto de Sevilla estrena un sistema para delimitar el trabajo de taxis públicos y privados

De esa veintena de coches que han sido multados por la Policía Local en sus primeras inspecciones, hasta 12 pertenecen a la empresa Cabify, que comenzó a trabajar en Sevilla el pasado mes de septiembre y mantiene una flota en la ciudad de una veintena de vehículos de alquiler con conductor. De esta forma, más de la mitad de su equipo ha sido sancionado en apenas diez días de campaña de control en las paradas más polémicas. Cabify viene siendo el centro de las críticas y las denuncias de los taxistas de la ciudad por lo que el gremio considera competencia desleal e intrusismo, aspectos negados por esta compañía.

De esa docena de coches de Cabify expedientados, nueve lo han sido por no llevar o no presentar correctamente la hoja de ruta, un aspecto imprescindible en la regulación de los VTC, mientras que otros tres fueron sancionados porcaptación irregular de clientes, al no ajustarse al sistema legal establecido para esos coches y sí recoger a clientes en zonas donde no se les permite. Además, el Ayuntamiento ha abierto un expediente administrativo a la empresa en sí por «publicidad engañosa al anunciar en la web unos servicios que luego no se corresponden con la realidad», según fuentes consultadas. En ese sentido, se apunta que el expediente se centra en el mensaje en torno a los cinco minutos que debe esperar el cliente, según se anuncia, algo que «no es real a menos que los coches de Cabify estén usando paradas virtuales, estén colocados a la espera en sitios estratégicos al modo de paradas, algo que está terminantemente prohibido y que supone una evidente competencia desleal con respecto a los taxistas, que pagan tasas municipales por el uso de las paradas».

Además de los doce coches de Cabify y otros ocho del tipo VTC, la campaña de control de la Policía Local en San Pablo y Santa Justa se ha saldado con dos taxis sancionados por irregularidades en el cobro efectuado al cliente, superior al previsto, y un coche particular expedientado por ofrecer y contratar servicios de transporte ilegales

Publicado por ACB.