La infraestructura, con ocho estaciones, dispondrá de un tramo en superficie y otro será subterráneo. – Las obras comenzarán en abril y está previsto que la línea entre en servicio en 2021

Josep Bartual RoigJ. M. Sanchis Bernat València 16.01.2019 | 10:46

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig; la consellera de Obras Públicas, Mª José Salvador; el alcalde, Joan Ribó, y otros miembros del equipo de gobierno, han presentado este miércoles la Línea 10 de Metrovalencia.

Las obras de finalización de la Línea 10 de Metrovalencia (antigua T2), que conectarán la Estació del Nord (c/ Alicante) con Natzaret arrancarán en abril con la construcción de una de las cinco grandes obras previstas y se prevé su puesta en funcionamiento para 2021, como ya anunció el president Ximo Puig en el pasado debate de política general.

(Sigue leyendo después de la imagen)

La infraestructura unirá la calle Alicante con el barrio de Natzaret. Las obras, paralizadas desde 2011, cuentan con una inversión inicial de 50 millones de euros, de los cuales 30 los aporta la Generalitat y el resto los cofinancia la Unión Europea a través del programa Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder). 

La línea 10 tendrá una longitud de 5.320 metros, con un tramo subterráneo de 2.055 y otro en superficie de 2.977 metros. Dispondrá de ocho paradas: tres bajo tierra y cinco en superficie

Ver Galería

Las obras de esta infraestructura comenzaron en el año 2006 y se paralizaron cinco años más tarde cuando el gobierno del PP la dejó sin dotación presupuestaria, ha recordado la consellera de Infraestructuras, María José Salvador. 

(Sigue leyendo después de la imagen)

“Era nuestro compromiso con la ciudad y lo hemos hecho cuando teníamos una hoja de ruta clara y la certeza absoluta de que íbamos a poder cumplir”, ha señalado, para explicar que el proyecto inicial contaba con dos fases “porque aún no nos habíamos puesto a redactar los proyectos”, pero una vez iniciado este trabajo han podido “acelerar esta inversión”, que se estima que estará finalizada para 2021, y una sola fase desde la calle Alicante hasta Natzaret.

El conjunto de las obras tienen una inversión inicial de 50 millones de euros, de los que 30 los aporta la Generalitat Valenciana y el resto proceden de los fondos europeos Feder. La L10 tendrá un recorrido de más de cinco kilómetros y ocho estaciones, tres de las cuales serán subterráneas. Hoy se ha desvelado el aspecto que lucirán estas nuevas paradas.

FGV adjudicará a finales de febrero la construcción del tramo comprendido entre la rampa de salida a superficie de la estación Amado Granell hasta la primera parada ya en superficie en Hermanos Maristas, conectando con la plataforma construida en su momento y que tiene continuidad hasta Natzaret.

Esta actuación se ha licitado con un presupuesto inicial de 4,8 millones de euros. Es el primero de los cinco proyectos constructivos de la Línea 10. Los otros cuatro contratos se adjudicarán entre marzo y abril, ha anunciado el president Ximo Puig. Comprenden el equipamiento y arquitectura de paradas y estaciones (28 millones), electrificación y subestaciones (8 millones), señalizazión y comunicación (7 millones de euros) y las cocheras provisionales de Natzaret con 3 millones de euros.

“Me satisface especialmente la ejecución de un proyecto que se había quedado arrinconado por el antiguo gobierno, y sobre todo por otros dos motivos, porque la conexión del centro con Natzaret ayudarán a revitalizar una zona en expansión y porque lo demanda la ciudadanía y eso es una prioridad”, ha explicado Salvador.

Publicado por El Levante.