Por Tomás.

El sindicato cree que favorece la cooperativa, que serían tratadas como personas físicas

Andrés Gómez y Manuel Sánchez, ayer, en la sede de UGT.El secretario general de la Federación de Servicios para la Movilidad y el Consumo de UGT Córdoba (SMC), Manuel Sánchez, manifestó ayer su rechazo a la figura de sociedad cooperativa que pretende introducir la nueva ordenanza del taxi aprobada en el pleno del Ayuntamiento el pasado día 10 de marzo con el apoyo el PP y UCOR. A su juicio, estas cooperativas “serían tratadas al igual que personas físicas” y, por tanto, pueden ser adjudicatarias de licencias de taxi y también transferirlas. “La medida favorece el rentismo de licencias municipales y que se puedan aglutinar en manos de pocas personas, que además pueden comprar licencias en épocas en las que el precio sea bajo y venderlas más tarde a un precio superior, lo que nos lleva a la legislación ya superada del año 56, antes de la democracia”, aseveró Sánchez. Por ello, han presentado una serie de alegaciones y, en caso de que no se consideren, “el sindicato puede optar por llegar hasta los tribunales”.

Por su parte, el responsable de asalariados del taxi de SMC-UGT-Córdoba, Andrés Gómez, indicó que la nueva ordenanza supone un “atropello” al cliente y, sobre todo, “un golpe al libre mercado”. Hasta el momento, el sistema de abono permitía subir la bandera en el momento del aviso al taxista por teléfono o métodos telemáticos, o bien activar el taxímetro en el instante de la recogida del cliente. La nueva ordenanza obliga a que el taxímetro se ponga en funcionamiento siempre cuando llega la llamada al taxista, eliminando la opción más ventajosa para el cliente que había adoptado la asociación Etaxi.Para Gómez, existe connivencia entre el Ayuntamiento y la asociación de taxistas mayoritaria, Auttacor, con el objeto de “garantizar el monopolio y perjudicar a asociaciones como Etaxi”, que han optado por subir la bandera cuando recogen al cliente.Además, el sindicato criticó el endurecimiento del acceso de los asalariados al taxi ya que la nueva norma mantiene el índice de 1,51 taxis por cada mil habitantes en Córdoba, eliminando la supervisión que había cada cinco años. “En caso de aumento de la población se tendría una oferta insuficiente”, indicaron.

También creen que la ordenanza “pone trabas a las nuevas licencias” porque se requieren numerosos pasos burocráticos para concederlas y “si cualquiera de ellos resulta desfavorable, no se conceden”. Por tanto, “se complica el proceso de forma innecesaria convirtiéndolo en un camino tortuoso”. UGT destacó que se pide un estudio sobre la oferta y la demanda, un informe de la Junta de Andalucía, un informe del Consejo Provincial del Taxi y otro del Consejo Andaluz del Taxi.

Por otra parte, el sindicato destacó que esta nueva norma no regula un factor que ha provocado “numerosas controversias y la polémica de las llamadas listas negras”: la posibilidad de que un cliente, pasado un tiempo de espera razonable, pueda prescindir del servicio o coger otro taxi.

El Ayuntamiento tampoco regulará las tarifas especiales. UGT explicó que en fiestas como por ejemplo la Feria, se pone en marcha una tarifa especial que debería aplicarse sólo a los clientes que van y vienen del recinto ferial. Sin embargo se aplica a cualquier cliente independientemente de si el trayecto está relacionado con esa fiesta. El sindicato criticó que “la nueva ordenanza pierde la oportunidad de poner coto a estas prácticas”.

Para finalizar, son puntos conflictivos la obstaculización de los estudios sobre oferta y demanda, la obligación de exclusividad de los asalariados del taxi o la regulación de los descansos y turnos por parte del Ayuntamiento. Por todo ello, UGT calificó la ordenanza como “absolutamente innecesaria y dañina para el asalariado y el cliente”

Publicado por Infotaxi