Lo primero que hemos echado en falta es que no nos hayan incluido el reglamento de las VTCs  (vehículos de arrendamiento con conductor). Que son un servicio discrecional de autoturismo  como nosotros y competencia directa nuestra.

Podemos hacer un reglamento para el taxi de cine, pero si las VTCs no están bien reguladas en relación con nosotros, no valdrá para nada. Sobre todo después de la sentencia del Tribunal Supremo de lo Contencioso que le ha quitado condiciones a las VTCs para que puedan formarse y trabajar. Sentencia que da respuesta a una demanda legal que presentó la UNALT (Gremial) y NOURATO (asociación de VTCs) donde previsiblemente (por los comentarios que hace el juez en la sentencia, ya que se le ha solicitado que la hagan pública y no han querido hacerla) solicitaban la liberalización completa de los dos sectores lo que nos hubiera llevado a la ruina.

Descárgate el PDF aquí