Los túneles de la M-30 tendrán un radar capaz de controlar todos los carriles. Así lo confirmó ayer el delegado madrileño de Seguridad y Emergencias, Enrique Núñez.

Un nuevo radar de última generación, capaz de controlar todos los carriles de la calzada, es la última medida del Ayuntamiento de Madrid para controlar el tráfico de la M-30. Concretamente estará ubicado en los túneles de la misma, aunque todavía no sabemos a qué altura y se pondrá en funcionamiento el próximo año.

Este gran radar permitirá que no sea necesaria la instalación de un dispositivo por carril, como hasta ahora, algo que obligaba en muchas ocasiones a vigilar solo el de la izquierda, el más rápido. Con el nuevo radar, el Ayuntamiento de Madrid quiere controlar la velocidad excesiva en los túneles de esta circunvalación, limitada a 70 kilómetros/hora y contribuir así a incrementar la seguridad de esta vía de circulación, ha indicado hoy el delegado madrileño de Seguridad y Emergencias,Enrique Núñez.



En la rueda de prensa posterior a la reunión semanal del Gobierno municipal, el también portavoz del Ayuntamiento ha informado de que el nuevo radar se instalará en uno de los puntos con mayor siniestralidad de la M-30 y que se colocará la correspondiente señalización para avisar a los conductores de su presencia.



Núñez ha afirmado que la instalación de radares ha conseguido aumentar los niveles de seguridad en esta vía, en la que desde 2005, cuando se abrieron los túneles, hasta 2011, se han reducido en un 9 % los accidentes con víctimas, en 11 % el número de víctimas y en 55 % la de fallecidos.

 

FUENTE: EFE

Visita el artículo original.