Descargar PDF

LAS PALMAS-

El sector censura el nuevo reglamento municipal y critica a Sabroso por no respetar el último referéndum

Parada de taxis en la capital grancanaria. | la provincia

Los taxistas de la capital grancanaria no quieren vestir uniforme y así se lo han hecho saber una vez más al concejal de Movilidad Ciudadana, Ángel Sabroso, que pese a ello mantiene en el nuevo reglamento municipal del taxi, recién aprobado, la obligatoriedad de llevar una vestimenta de un color determinado. El sector está dispuesto a aceptar lo que ellos califican como uniformidad, que consiste en una camisa de manga larga o corta, un pantalón de vestir y zapatos cerrados que no sean deportivos, pero se oponen a que se les imponga un determinado color, como pretende el Ayuntamiento. Sabroso anunció hace unas semanas que una vez concluya el mes de exposición pública, que se iniciará la próxima semana para presentar alegaciones, los taxistas tendrán tres meses para acordar los criterios de cómo será la nueva vestimenta.
Un sector bastante dividido como el del taxi se mostró ayer unánime a la hora de mostrar su rechazo al uniforme. Las patronales y cooperativas, así como los asalariados, reclaman una alternativa y la negociación con el sector. Ya preparan alegaciones.
José Luzardo, presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos del Taxi (ATAT), subrayó que para mejorar la imagen del sector “no hace falta uniforme. En ninguna de las grandes capitales españolas existe y lo que tiene que hacer el Ayuntamiento es endurecer las inspecciones de la policía y sancionar a los taxistas que llevan chanclas, camisas de manga hueco o una vestimenta inadecuada. El reglamento actual ya contempla esa posibilidad para los que atentan contra la buena imagen del sector”.
“Hemos propuesto como alternativa una camisa con botones, de manga larga o corta, o un polo; un pantalón de vestir y zapato cerrado, dejando libertad a los taxistas la elección del color”, explicó Luzardo, que reconoció que todas las alegaciones en este sentido fueron rechazadas por el Gobierno municipal en la exposición pública que se abrió tras la aprobación inicial. En parecidos términos se pronunció Vicente Muñoz, presidente de la Cooperativa de Taxistas de San Cristóbal, advirtió que el uniforme supondrá una carga más para lo autónomos, que tendrán que comprar la ropa a los asalariados. “En el taxi, la mano de obra es flotante y muchos cambian cada tres meses. Es insostenible realizar ese gasto cada tres meses”, advirtió.
En el mismo sentido se pronunció el presidente de la Cooperativa de Taxistas de Las Palmas, Roberto Rodríguez, quien resumió su posición así: “Queremos uniformidad, no uniforme. Esa medida supone sacrificar al titular de la licencia”.
Por su parte, el presidente de la Asociación de la Asociación de Titulares de Licencia de Autotaxis de Canarias (Atlatc), Expedito Suárez, criticó que el Gobierno municipal “imponga” el uniforme, después de dos referéndums en los que se dejó claro el rechazo del sector, lo que a su juicio habla mucho del talante “antidemocrático” del PP.
También se mostró en contra la presidenta de la Asociación de Asalariados, María Eugenia García, quien consideró que la vestimenta de los chóferes tiene que ser “consensuada” con los autónomos y criticó al Ayuntamiento por no facilitar el texto del nuevo reglamento.

 

Visita el artículo original.