Taxistas en Francia bloqueando la entrada a una estación CHARLES PLATIAUREUTERS

IRENE HDEZ. VELASCOCorresponsal París

Actualizado:25/06/2015 10:33 horas0

Caos en los principales aeropuertos y estaciones de tren de Francia. Miles de taxistas enfurecidos bloquean con sus vehículos el acceso a aeropuertos y estaciones ferroviarias de París, Marsella, Niza, Lille y Toulouse, entre otros, para denunciar la “competencia feroz” de la que a su juicio son víctimas a manos de UberPop, la aplicación que pone en contacto a conductores particulares con pasajeros que desean pagar un precio más bajo que si tomaran un taxi y que a pesar de los intentos del Gobierno francés por prohibirla (los conductores de Uber no pagan impuestos y no cotizan a la seguridad social) en el país galo cuenta ya con 400.000 usuarios.

El futuro de UberPop en Francia está actualmente en manos delTribunal Constitucional, que en septiembre decidirá si puede operar o no. Por ahora, lo que hay es un problema de inseguridad jurídica. Según la ley Thévenoud, aprobada en octubre de 2014, en Francia está prohibido ofrecer transportes por carretera si no se está registrado como taxista o chofer, y quien lo incumpla se arriesga a ser condenado a año de cárcel, a una multa de 15.000 euros, a la retirada del carné de conducir y a la confiscación del vehículo. Desde enero se han abierto 480 procedimientos judiciales contra conductores de UberPOP. Pero la aplicación no está prohibida, así que, ese servicio (aunque teóricamente ilegal) sigue activo en ciudades como París, Nizza, Lion, Burdeos o Lille.

Mientras tanto, los sindicatos de taxistas continúan sus protestas contra UberPOP y exigen que se aplique contra ese servicio la normativa sobre taxis ilegales.Todos los sindicatos del sector secundan la protesta de hoy, que está provocando graves problemas de tráfico en las principales ciudades de Francia.

En Niza, por ejemplo, el aeropuerto estaba esta mañana completamente bloqueado y acceder a la estación de tren también resultaba muy, muy complicado. En Toulouse se registraban colas de automóviles de varios kilómetros causadas por las movilizaciones de unos 300 taxis. También en Lille el tráfico era lento y se registraban grandes embotellamientos. Y qué decir de París: hay tapones de más de 200 kilómetros de tapones en los accesos a la capital. Además, el acceso a las terminales 2E, 2F y 2D del aeropuerto Charles de Gaulle era prácticamente imposible.

“Hay graves dificultades para acceder en coche al aeropuerto Charles de Gaulle, es recomendable tomar el tren de cercanías para llegar allí”, aconseja la Prefectura de Policía a través de su cuenta de Twitter

Publicado por El Mundo.