La medida se activará en avenidas y accesos a la ciudad mañana, festividad de San Vicente Ferrer, y durará hasta el domingo

LOLA SORIANO

valencia. El peligro de sufrir accidentes de tráfico no sólo está en las carreteras, las vías urbanas también son escenarios de múltiples colisiones. Con el fin de concienciar a los conductores de la necesidad de hacer una conducción responsable, la Dirección General de Tráfico (DGT), en colaboración con la Policía Local de Valencia, va a iniciar mañana una campaña especial sobre vigilancia y control de la velocidad.

El plazo comenzará precisamente en la festividad de San Vicente Ferrer, jornada en la que muchos valencianos aprovechan para hacer la operación retorno a casa tras las vacaciones de Pascua. Y está previsto que se prolongue hasta el domingo.

El propio cuerpo de Policía Local de Valencia ya advierte a los valencianos de esta campaña antes de su puesta en marcha en su página web, para que los conductores levanten el pie del acelerador y no les pille desprevenidos.

El año pasado fueron denunciados 323 conductores de los 10.914 registros realizados

Esta operación se incluye en la programación de las campañas de control para 2015 y se instalarán radares en distintos puntos de la ciudad para vigilar la velocidad, que en casco urbano no puede superar los 50 kilómetros por hora.

Aunque en la página web de la Policía Local no se incluye en qué calles se instalarán, es habitual que se controlen las grandes vías o avenidas de Valencia, sobre todo las rondas norte y sur donde en realidad se trabaja todo el año, en las vías con mayor intensidad de tráfico y también en las principales zonas de entrada y salida de la ciudad.

No hay que olvidar que, por ejemplo, en la ronda norte y sur se han instalado radares informativos recientemente antes de la entrada a los túneles, que advierten al conductor de la velocidad a la que circulan, pero quizá los radares que registran los excesos que sí cuentan para imponer multas, pueden situarse a la salida de estos túneles.

En la nota de la Policía Local se recuerda que «en las vías urbanas, especialmente en el caso de atropello, la velocidad es determinante. Ya que a partir de 80 kilómetros por hora es prácticamente imposible que un peatón sobreviva , mientras que a una velocidad de 30 kilómetros por hora, el riesgo de muerte de un peatón se reduce al 10%». También se detalla que «aún habiéndose registrado un descenso en el número de conductores denunciados, es necesario hacer un esfuerzo porque también tiene un impacto muy importante en el medio ambiente y el consumo de combustible».

En la campaña del año pasado se efectuaron 10.914 controles, siendo denunciados 323 vehículos, lo que supone un 2,96% del total.

Publicado por las Provincias.es