La Audiencia comunica a la condenada que deberá ingresar en la cárcel tras serle denegado el indulto que pidió para eludir tres años de cárcel27.03.2015 | 08:55

La conductora que mató a dos jóvenes ingresará en prisión marga ferrer

L. B./T. D. | VALENCIA La conductora que provocó la muerte de dos jóvenes en Blasco Ibáñez, el 16 de noviembre de 2010, tras saltarse varios semáforos en rojo y circular a 94,35 kilómetros por hora, deberá ingresar en prisión en unos días. La Audiencia de Valencia comunicará el próximo 31 de marzo a la acusada, Blanca G. S., su inminente ingreso en prisión, según adelantan a Levante-EMV fuentes de la familia de una de las víctimas. La joven ha intentado todos los recursos legales a su alcance para eludir el ingreso en prisión e, incluso, solicitó el indulto al Gobierno, pero todos los intentos han sido en vano.

El Juzgado de lo Penal 7 de Valencia condenó a Blanca G. S. a tres años de cárcel por un delito de seguridad vial en concurso con dos delitos de homicidio por imprudencia grave, y por un delito de lesiones por imprudencia grave (por un tercer herido que hubo en el sinistro). La Audiencia de Valencia ratificó la condena y dio por probados los hechos que se le atribuyeron a la conductora.

En la sentencia que la condenó, la magistrada dedicó un apartado a la actitud de la joven, en la que le afeaba que, pese al tiempo transcurrido, Blanca G. S. «ha mostrado una absoluta falta de empatía hacia las familias de las víctimas» ya que «ni por sí misma ni a través de una tercera persona ha manifestado sus condolencias a los padres y hermanas de los fallecidos». La jueza añadió en el auto que «la acusada solo podía decir que su padre había hablado con ellos [los familiares de las víctimas] sin mayor concreción ni en cuanto a las personas con las que habló ni en cuanto a lo que su padre pudo decir, y desde luego no supone una manifestación personal de pesar por lo ocurrido».

Cuando la conductora solicitó el indulto, las familias de las víctimas iniciaron una recogida de firmas para solicitar el ingreso en prisión inmediato de la condenada. Las familias se sentían impotentes por el excesivo tiempo transcurrido, desde el siniestro, «para que se haga justicia» y por la actitud de la joven que «no mostró arrepentimiento y nos ha tratado con muchísimo desprecio», se quejaban los afectados

Publicado por Levante