Las Torres de Serranos albergarían desde fines del siglo XVI y hasta el siglo XIX una de las cárceles de la ciudad, lo que motivó el cerramiento de las estancias hacia la zona interna, su subdivisión interior y otras obras de acondicionamiento para este fin, como sucesivos enrejados, que alteraron sustancialmente el conjunto, aunque sirvieron en parte para conservar las torres cuando a partir de 1865 comenzó el derribo de la muralla de Valencia.

Fue en julio de 1586, cuando incendio provocado en la cárcel de la Casa de la Ciudad obligó a trasladar a los presos nobles, caballeros y generosos a otras dependencias, entre ellas las Torres de Serranos. Desde entonces su utilización como prisión fue ininterrumpida hasta el año 1888.

El triste aspecto que ofrecian las magnificas torres convertidas en carceles, las insalubres condiciones en que se hallaban los reclusos, movieron repetidamente la protesta de las gentes, con el deseo de liberar el historico edificio de su cruel destino, trasladando a los reclusos a un local de mejores condiciones.

El dia 23 de marzo de 1888, se inició el traslado de los presos desde las cárceles de las torres de Serranos al antiguo Convento de San Agustin, convertido en correcional. A este traslado siguió -afortunadamente- el acuerdo de restauración del monumental edificio, que se inició en el mismo año de 1888, bajo la dirección de los arquitectos José Calvo Tomás, Luis María Cabello y posteriormente por Gerardo Roig Gimeno.

La demolición de muros, escalerillas de servicio y otras paredes y barandas, fue seguida de la restauración, previo informe de la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos. Se reestableció el foso en el 1893, cegado desde 1871; se repuso el antepecho murado de la barbacana, con la previa consolidación de ménsulas y bovedillas; se arrancaron las rejas de hierro que estropeaban los muros de las torres; se reconstruyeron las escaleras primitivas de piedra que unian los distintos pisos y la arqueria que adornaba el cuerpo central.

La reconstrucción lenta, pero constante, se efectuó totalmente y el gótico edificio -borradas las huellas carcelarias- se mostró grandioso como uno de los monumentos históricos y artísticos mas bellos de Valencia.

En julio de 1889 una de las torres, la conocida como la Torre del Águila y que todavía quedaba en pie junto a las Torres de Serranos, había sido habilitada como asilo nocturno de mendicidad, pues bien en 1892 fue definitivamente demolida y las Torres de Serranos quedaron completamente exentas de cualquier resto murario de la ciudad.

Las Torres de Serranos recogen ante todo, el espíritu de gobierno de la ciudad. Realizadas en estilo gótico, su contrucción buscaba desde sus inicios arrebatar el control de las murallas de la ciudad a los elementos nobiliarios que controlaban determinados trozos de dichas murallas, siendo ésta unas de las causas que llevará al Consell de la ciudad – controlado por el patriciado urbano- a encargar la realización de dicha obra.

En los duros años de la Guerra Civil fueron escogidas por su solidez como depósito de los fondos pictóricos del Museo del Prado. Han sido retratadas y descritas por el viajero inglés Henry Cook en sus “Annales” publicado en Londres en 1585, y también por el francés Jouvín, en su “Voyage” de 1672. Laborde, otro francés, enviado como espía por Napoleón en 1813, quedó subyugado por la belleza y solidez de esta construcción, considerada como la más brillante obra gótica defensiva de la Península Ibérica.

Desde el año 1404 con el Rey don Martín I el Humano y hasta 1976, con el Rey don Juan Carlos I, las torres han sido testigos mudas de las primeras entradas de 22 Soberanos de la Corona de Aragón, rumbo a la Catedral.

A la derecha de la portada de entrada podemos ver una lápida en mármol blanco realizada por Luis Bolinches Compañ, colocada en 1931 por el Ayuntamiento de Valencia y que rinde homenaje a Pere Balaguer, artífice de esta obra. La lápida que tiene tallada una figura de un hombre desnudo en actitud de picar con un martillo dice así: A Pere Balaguer / prohom illustre valentí / Mestre de Regla i Compàs del Gremi de Pedrapiquers / inventor i ensemps operari/ de aquesta superba porta de la ciutat / construida en los años de 1392 a 1398 / L’Excmo. Ajuntament de Valencia / En perdurable memoria / Any 1930

Las Torres de Serranos en el recuerdo