Descargar PDF

El leit motif para establecer una tarifa fija al y desde el aeropuerto de Barajas era, a priori, evitar que se siguieran produciendo estafas por parte de un grupo reducido de taxistas, que solían timar a los turistas cobrándoles carreras desorbitadas. Pues bien. Los engaños se siguen produciendo de igual forma.

AYUNTAMIENTO Problemas con las nuevas tarifas

El ‘timo-taxi’ de Barajas continúa

Pareja<span id= de estadounidenses que fueron engañados por un taxi en Barajas” src=”http://estaticos01.elmundo.es/assets/multimedia/imagenes/2014/01/08/13892148935445.jpg” width=”657″ />Pareja de estadounidenses que fueron engañados por un taxi en Barajas

Kathy y Russell, una pareja de Connecticut (EEUU), llegaron el martes al aeropuerto madrileño, el primer día en el que se aplicaba la nueva tarifa: 30 euros a cualquier punto dentro de la M-30 y 20 euros como mínimo si el trayecto es a la ciudad pero fuera de la almendra central. «Una amiga nos había explicado que nos tenían que cobrar entre 30 y 35 euros», explica Kathy.

Nada más entrar al vehículo para desplazarse al Paseo Santa María de la Cabeza (dentro de la M-30) vieron como el taxímetro marcaba en rojo una cifra redonda y ajustada: 30 euros. «El taxista fue muy amable y habló con nosotros, nos dijo que la economía estaba muy mal, que había crisis y que tenía que trabajar muchas horas», explica Russell, que como su mujer se defiende bastante bien en español.

Al llegar al destino, el taxista les subió la tarifa a 44,50 euros. «Veníamos cansados y no me acuerdo bien si nos dijo que era por las maletas; como pensaba que tenía que ser 30 le dí 40 y me dijo que no, que eran 45 euros», relata Kathy, que junto a su marido pasará varios meses en la capital perfeccionando el español y haciendo turismo por nuestro país. «Nos sentimos un poco engañados», señala Kathy. Como ni siquiera lo pensaron, no pidieron ningún recibo al taxista. Aun así, no hubieran puesto una reclamación. «No queremos que le pase nada al taxista, sólo que se sepa», precisa Russell, que afirma que en su estado los taxistas no suelen engañar, pero «en Nueva York» sí que suele ocurrir.

«Eso no se puede hacer, no se puede cobrar ningún suplemento”, señalaba en un hotel cercano a Atocha Javier, taxista, que precisaba que los timadores seguirán campando a sus anchas con la nueva normativa. «Habrá alguno que cobre hasta 30 euros por persona», señalaba. «Lo curioso es que esta norma no nos gusta y se ha hecho para evitar que esos 300 taxistas habituales del engaño sigan haciéndolo, y aun así, lo van a hacer», añadía Manuel, también conductor.

Precisamente, el presidente de la Federación Profesional del Taxi de Madrid, Mariano Sánchez, afirmó ayer que el sistema de tarifa fija «va en contra del sector» y «no aporta transparencia» y denunció que el mecanismo, debido a un error de programación, abre la puerta a hacer «trampas» al permitir cobrar suplementos aparte del precio estipulado de 30 euros.

Sánchez apuntó un par de casos concretos del cobro de cantidades superiores a los 40 euros (portando para ello los recibos que se facturaron) en la que se incluyen aparte de la tarifa la incorporación de suplementos, informa Europa Press.

Para tratar de arreglar estos problemas, los representantes de los taxistas y responsables de Movilidad del Ayuntamiento mantuvieron ayer una reunión en la que algunos de los profesionales del taxi propusieron que se excluya de la tarifa única las carreras que el cliente solicita a través de internet o del teléfono móvil.

Además, la Asociación Gremial exigió al Ayuntamiento que se castigue a los taxistas que cobran ilegalmente suplementos que no están contemplados en la tarifa fija y que se les apliquen las sanciones correspondientes, que van desde el precinto de la licencia por tres meses hasta multas de 1.001 euros como mínimo.

El sistema de tarifa única «va a tener errores hasta que no este más engrasado», admitió Miguel Ángel Leal, pero subrayó a Efe que «cobrar suplementos extra no es un error porque se hace a propósito» y que en ese caso, se deben denunciar esos comportamientos para que sean sancionados.

Visita el artículo original.