El taxi, preparado para luchar contra las apps ‘disruptivas’

Seis meses ha tardado UberPop en ofrecer sus servicios de transporte de pasajeros en Madrid tras aterrizar en Barcelona. A pesar de la presión del sector y de las amenazas de la Comunidad de Madrid, esta empresa norteamericana opera en la capital desde el pasado mes de septiembre en medio, una vez más, de una gran polémica. 

El sector no termina de confiar en la buena voluntad y en las promesas del gobierno regional y pide “más acción y menos palabras”. Para hablar sobre la llegada de esta “plataforma disruptiva” a la capital y de las medidas que se deben tomar, hablamos con Manuel Sánchez y Alberto Matas, dos taxistas estrechamente vinculados con la política más activa del sector, responsables del Grupo Regional del Taxi y miembros también del Grupo Élite. 

 

Gaceta del Taxi.-Ustedes son miembros del Grupo Élite en Madrid. ¿Qué acciones están realizando para combatir el intrusismo?

Manuel Sánchez.-El grupo realiza esa labor de inspección que en muchos casos no hace la propia administración. Se combaten todos los entresijos del intrusismo y la competencia desleal, una selva que se ha generado por falta de medios personales y materiales. Es una labor muy admirable la que hacen estos compañeros.

 

Alberto Matas.-Ha llegado un momento en el que somos los propios compañeros los que decidimos, primero en Barcelona, después en Madrid y otras ciudades, decir basta. Cuando vemos una situación de claro intrusismo lo ponemos en conocimiento de la administración, porque son ellos quienes tienen que hacer el resto. Pero nosotros no podemos estar todo el día en la calle haciendo un trabajo que no nos corresponde a nosotros, sino que tenemos que demandar que sean las propias administraciones las que actúen como inspectores y controladores del transporte. Hay una clara dejadez de funciones por parte del Ayuntamiento porque, aunque quiera lavarse las manos, lo cierto es que las competencias en materia de transportes urbanos recaen en él. Otra cosa es que no quiera poner los efectivos.

 

G.T.- Ha mencionado dejadez de funciones en el Ayuntamiento. ¿Cómo calificaría la labor de la administración y de las asociaciones?

 

M.S.-Esa dejadez de funciones viene por la falta de formación que existe dentro del propio ayuntamiento. Hace años, eran funcionarios que conocían perfectamente cómo se trabajaba y en qué consistía el sector, no como ahora que carecemos de un órgano real al que acudir con cualquier problema. En una legislatura se ha cambiado hasta en cuatro ocasiones de concejal y no se está tratando al taxi como se merece porque no se involucran en los problemas reales del sector.

 

A.M.-Lo mismo que les pasa a los políticos le pasa a las asociaciones, aportan mucho a nivel de ideas pero no conocen la normativa y es algo que nos lleva a todos a la ruina. No tenemos plan de futuro porque se está trabajando muy mal a nivel asociativo.

 

“Más acción y menos palabras”

G.T.-¿Creen que la respuesta de la administración será suficiente para acabar con esta amenaza?

 

M.S.-Entendemos que es la propia administración la que tiene que actuar rápidamente, no hacer un comunicado de intenciones. Queremos más acción y menos palabras.

 

A.M.-Nosotros apostamos por la negociación con presión y creemos que lo que es ilegal se sanciona, se suprime y se multa

Publicado por la Gaceta del taxi