José María Marín Quemada, presidente de la CNMC

.

José María Marín Quemada ha rechazado “prohibir” la actividad de nuevas empresas como Uber o Airbnb porque su irrupción “no se puede ni se debe parar”, ya que entrañan ventajas incuestionables para los consumidores.

El presidente de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha apuntado, en una entrevista con Actualidad Económica, que España ha “optado por prohibir”, mientras en Asia “se defienden de Uber y Airbnb creando otros Uber y Airbnb locales”.

La solución pasa por “encontrar un equilibrio”, porque “prohibir tiene muy poco mérito intelectual” en las sociedades maduras que “razonan, debaten y analizan los pros y los contras”, ha puntualizado.

Algunos colectivos piden prohibir este tipo de empresas, exponiendo que no pagan los suficientes impuestos y que no respetan la legislación laboral, pero el conflicto no puede resolverse con “la resistencia numantina”, ya que “en el mejor de los casos únicamente se va a retrasar lo inevitable”.

En su opinión, hay que “adaptarse, replantearse si los clientes no le están abandonando a uno porque no los atiende como es debido y preguntarse si no debería desarrollar una aplicación o facilitar el pago con tarjeta o móvil”.

“Lo que no es de recibo es paralizar las ciudades y los aeropuertos y forzar al Gobierno a legislar barreras artificiales, como que los VTC deben ser grandes y oscuros”, ha insistido.

La tecnología ha revolucionado la movilidad urbana, “con fórmulas que van desde los Uber y Cabify hasta los coches compartidos, pasando por las motos eléctricas y las bicicletas que se localizan con el móvil”, ha añadido.

Marín Quemada ha considerado que el tejido empresarial vive “uno de esos periodos de transición que se caracterizan por el temor de los que no quieren que cambie nada y la agresividad de los que quieren que cambie todo”.

La era digital ha impulsado el nacimiento de nuevas compañíasque han cambiado la filosofía empresarial, como Amazon, que no ha orientado su modelo de negocio en un solo producto, sino que comercializa artículos muy diversos entre sí.

Incluso compañías como Uber o Airbnb han cambiado la mentalidad empresarial, ya que han pasado de tener un producto y venderlo a los clientes a ver qué clientes tienen para venderles un producto.

Otras compañías más tradicionales también han diversificado su modelo de negocio, como Telefónica, que obtiene la mitad de su facturación “de los contenidos audiovisuales y otras actuaciones”, ha indicado el presidente de la CNMC.

.

Publicado por Expansión.