El PP cambiará la ley para impedir que operen taxis ilegales

La irrupción en Valencia de los coches con conductor de Cabify y de otras plataformas desencadena los cambios15.11.2014 | 02:56

Coche con chófer a 8 euros; y en taxi, a 8,50 euros

P. CERDÀ | VALENCIA 

La implantación en Valencia de la empresa Cabify, que ofrece el alquiler de coche con conductor a través de una aplicación móvil para hacerle competencia al taxi, así como la presencia de otras plataformas como Uber, ha despertado ya una reacción político-administrativa. El PP presentó ayer en las Corts una reforma de la Ley de Movilidad de la Comunitat Valenciana „a través de la Ley de acompañamiento a los Presupuestos de 2015„ en la que pasa a considerar «infracciones muy graves» la práctica de «prestar el servicio de transporte público discrecional de viajeros sin la autorización preceptiva», «intervenir como mediador en la contratación del transporte público de viajeros sin el título preceptivo» o prestar este servicio «sin la autorización correspondiente, aun cuando se disponga de la de intermediario turístico».

Las enmiendas, presentadas por el síndic popular Jorge Bellver, explicitan que la responsabilidad administrativa por la infracción corresponderá a los conductores y los propietarios de los vehículos con los que se preste el transporte, salvo que acrediten que no intervinieron en los hechos que se les imputan.

También responderán de la infracción los titulares de uso y disfrute sobre el vehículo que realice este transporte irregular, salvo que acrediten que no tuvieron ningún tipo de intervención en los hechos. Asimismo, deberán responder ante la Administración «las personas que comercialicen u oferten estos servicios de transportes». La enmienda ordena inmovilizar el vehículo que incurra en esta infracción. La documentación será retenida hasta el pago de la sanción.

Presión de los taxistas
De este modo, el Consell atiende la reclamación de los taxistas, preocupados por el aterrizaje de nuevas alternativas para la movilidad urbana y que reclaman no enfrentarse a una «competencia desleal». Cabe recordar, como avanzó este periódico, que esta semana entró en fase de pruebas el servicio de Cabify en Valencia y que, al segundo día, la Policía Local de Valencia dio el alto a uno de estos vehículos para comprobar la legalidad de su servicio. El conductor mostró los papeles „principalmente, su licencia de Vehículo de Turismo con Conductor (VTC)„ y los dos agentes le dejaron continuar con el servicio

Publicado por Levante mercantil Valenciano.