La huelga de taxistas bloquea la parada del aeropuerto ante la resignación de los viajeros

La primera jornada contra la tarifa plana de 20 euros se salda con incidentes aislados y afecta a usuarios de decenas de vuelos 

21.01.14 – 00:23 – 

PACO MORENO | VALENCIA.

Los pasajeros salían ayer de la terminal de Manises con un incómodo recibimiento, además del gélido frío acentuado por el viento. La parada de taxis estaba repleta de vehículos pero los conductores enviaban a los usuarios a la cercana estación de metro. La primera jornada de huelga en contra de la tarifa plana de 20 euros para ir a Valencia se saldó con el bloqueo total del servicio, incidentes aislados con algunos chóferes que se acercaron con intención de cargar y la profunda resignación de los clientes de este transporte público.

«Vengo de Galicia y tengo que ir a Ruzafa». Una señora de avanzada de edad se marchó enfadada con el presidente de la asociación de taxistas del aeropuerto, José María Potro, quien se ofreció a acompañarla a la estación del metro. «Yo con el metro no me aclaro», dijo antes de buscar la salida de la terminal hacia el pueblo de Manises.

El bloqueo comenzó a las siete de la mañana. Un centenar largo de vehículos copó todos los carriles de la parada para evitar que entraran conductores en contra de los paros. La idea es seguir hasta el viernes y afectar a todos los vuelos, hasta la una de la madrugada.

«No sé por qué protestan», contestó a LAS PROVINCIAS un viajero llegado esta vez de Sevilla y que tuvo que encaminarse como la mayoría hacia los andenes del suburbano. «Igual llamo para que me recojan», indicó otro, indeciso y con miedo a perderse.

Los taxistas ayudaban con sus indicaciones. «Debe bajar en la plaza de España y entonces buscar la parada del autobús para ir a Massanassa», señaló uno de los huelguistas a un viajero llegado de Galicia. Cada vez que aterrizaba un avión, el panorama era idéntico.

Los incidentes llegaron por la tarde, cuando tres taxistas, entre los que se encontraba la presidenta de la asociación empresarial, Sonia Viúdez, intentaron recoger clientes. «Nos han zarandeado y nos han insultado. Además, la Policía Nacional no ha hecho nada», dijo.

Los taxistas confían en aguantar hasta el viernes, a costa de sus bolsillos porque se trata de trabajadores autónomos. Están en contra de la tarifa plana de 20 euros para ir a Valencia (23 euros desde el bulevar Serrería hasta la playa) y piden a la Conselleria de Infraestructuras que realice un nuevo estudio para certificar que no cubren costes.

La Generalitat, como publicó el sábado este periódico, no está dispuesta a cambiar la orden de tarifas de este año, aprobada de manera definitiva. Alegan que no se puede dar marcha atrás y que hay taxistas ya con los precios incluidos en el taxímetro del coche.

Fernando del Molino, presidente de la Federación Sindical del Taxi, indicó al margen de este conflicto que la conselleria no ha sido capaz de hacer frente a la piratería, los vehículos sin licencia que cargan en el aeropuerto. «Los taxistas no podemos soportar más esta situación», comentó para añadir que la Administración «tampoco ha sido capaz de solucionar los problemas de la sobreexplotación» de licencias.

En su opinión sobra un millar de licencias en Valencia y su área metropolitana, lo que debería resolverse con aportaciones a los taxistas que deseen cederlas, entre otras iniciativas. La desaparición de la Agencia Valenciana de la Movilidad también ha motivado la «ausencia de inspecciones», precisó. Sobre la tarifa plana de 20 euros, aseguró que hay zonas donde el conductor sale claramente perjudicado y en otras ocasiones sucede esto con el cliente. En el corro formado por los taxistas en la parada, Enrique y José Manuel desgranaban los perjuicios de trabajar en la terminal del aeropuerto. «Vienen autobuses piratas a recoger viajeros para llevarlos al Festival de Benicàssim, sin ninguna licencia para ello».

La media de espera ha pasado de dos a cuatro horas, precisaron, lo que se ha visto agravado por la reducción de vuelos. Se muestran muy críticos con la situación del sector, especialmente por lo que ocurre con los asalariados.

De momento, la protesta ha sido apoyada por el sindicato USO, la Federación Sindical del Taxi y la Asociación de Taxistas de la Comunitat, además de la entidad que agrupa a profesionales que trabajan en la parada del aeropuerto.

Se han posicionado en contra la Unión Gremial y la Asociación Empresarial del Taxi, al considerar que la tarifa plana supone un gesto importante hacia la transparencia del servicio, además de frenar los casos de fraude por itinerarios más largos que los adecuados. El servicio mínimo de 12 euros también ha sido rechazado por los huelguistas.

Noticia publicada en las Provincias. es