El director general de Transportes, Carlos Eleno, se reunió ayer con los representantes de asociaciones y sindicatos del sector del taxi para debatir los efectos de la tarifa plana del aeropuerto a Valencia y la próxima implantación del reloj horario, que fija una jornada máxima de 16 horas. El primer punto responde a la protesta planteada la pasada semana en la parada del aeropuerto, donde se bloqueó en la práctica todo el servicio.

Eleno comentó, indicaron algunos de los asistentes a la reunión, que la Conselleria está abierta a cambios en esta modalidad, aunque siempre con la premisa de un acuerdo previo en el sector. Este año se ha elegido una tarifa de 20 euros, que se eleva a 23 euros a partir de Serrería hasta la playa.

Representantes del sindicato USO y la Federación Sindical del Taxi propusieron que la semana de Fallas funcione el taxímetro en lugar de la tarifa plana, teniendo en cuenta los atascos habituales, además de fijar un precio más alto por las noches y los días festivos. Esto, con toda probabilidad, no se pondrá en marcha este año, dada la oposición de la Asociación Empresarial del Taxi.

La presidenta de esta entidad, Sonia Viúdez, defendió una bajada de tarifas para beneficiar a los usuarios, todo lo contrario de lo que se pretende con las propuestas citadas. Otro asunto que se trató en la reunión fue la implantación del reloj horario, seguramente para principios de marzo, aunque está pendiente todavía determinar si habrá que cambiar los taxímetros de buena parte de la flota de vehículos.

 

FUENTE: lasprovincias.es

Visita el artículo original.