Antiguamente, en la Lonja se cerraban los acuerdos comerciales y en el Consolat del Mar se trataban los asuntos de comercio marítimo. El edificio, que ocupa una superficie de casi 2.000 metros cuadrados, destaca muy especialmente el salón Columnario o Sala de Contratación. Presenta ocho columnas centrales, helicoidales y exentas, y quince más encajadas en los muros, cuyo conjunto forma una bóveda con nervadura en hoja de palmera a casi 18 metros de altura.

Se conservan aún los escritorios donde se realizaban las transacciones comerciales. Por una puerta lateral se sale al jardín, conocido como Patio de los Naranjos, donde una recia escalera de piedra permite el acceso a la sala de juntas del Consolat del Mar, que dispone de un bello artesonado del siglo XV, procedente de la antigua Casa de la Ciudad.

Sala_contratacion_lonja_valencia

Sala de Contratación./Felivet

Minúsculos en comparación, pero no menos llamativos, son los personajillos que hay esculpidos por doquier en forma de gárgolas: arpías, brujas, demonios, salvajes, acróbatas y unos cuantos individuos con el culo al aire; individuos como el Cagaoret, cuyo nombre indica lo que está haciendo, que no es precisamente seda.

La Lonja de los Mercaderes, también así llamada, constituye un edificio emblemático de la riqueza que se dio en el siglo de oro valenciano y la muestra más excepcional de la revolución comercial que durante la Baja Edad Media experimentó la burguesía local tras la conquista de América por parte de la Corona española. Precisamente, uno de los banqueros con más volumen de negocio por aquella époa, el valenciano de origen judío Luis de Santángel, sufragó el viaje al Nuevo Mundo de Cristobal Colón.

patio_naranjos_lonja_valencia

Patio de los Naranjos.

La pujanza del poder valenciano en la Corona de Aragón dio como fruto la aparición, a finales del siglo XIV, de destacadas personalidades como la del dominico y filósofo San Vicente Ferrer y los papas de Roma Calixto III y su sobrino Alejandro VI, de la familia Borja (Borgia) y originarios de Xàtiva.

Al viajero interesado en visitar la Lonja de la Seda no le vendrá mal disponer de información respecto a su apertura al público: Situada en la plaza del Mercado, la Lonja de la Seda abre de 10 a 14 horas y de 16.30 a 20.30 horas de martes a sábado; los domingos (día en el que además se exponen monedas y sellos) lo hace de 10 a 15 horas. Los lunes permanece cerrado. El precio de la entrada es de 2 euros, aunque los fines de semana y los festivos se entra gratis. Uno de los lugares para conocer de la Comunidad Valenciana con más historia y solera

Información Obtenida de la pagina

www.jdiezarnal.com