La Junta de Gobierno Local, reunida esta mañana, ha aprobado un año más la firma de un convenio con la Asociación de Taxis de Gandia que conlleva las ayudas individuales para, a través de la utilización del Bono-Taxi, ofrecer un medio alternativo de transporte adaptado a personas afectadas por graves discapacidades en su movilidad.

El Gobierno entrega 8.000 euros, cantidad máxima de la subvención, en concepto de ayuda al colectivo de taxistas, que disponen de algunos vehículos adaptados para minusválidos. Un programa que facilita un medio de transporte adaptado a las personas discapacitadas que, por sus dificultades de acceso, no pueden utilizar el transporte urbano público ordinario y, por lo tanto, están imposibilitadas para desplazarse. Como ha señalado el Portavoz del Gobierno, Víctor Soler, “se trata de facilitar el taxi como medio de transporte para personas con movilidad reducida y, además, de apoyar al sector del taxi”.

Esta ayuda económica directa por parte del Ayuntamiento, a través del departamento de Benestar Social, permitirá a los beneficiarios “la utilización del Bono-Taxi para sus desplazamientos personales, disfrutando de los mismos derechos que los demás ciudadanos”, según las bases reguladoras de la subvención. Soler enmarca esta medida social “en las prioridades sociales que el Gobierno de Gandia ha establecido como línea roja que no hace falta cruzar en su política reformista”.

Se podrán beneficiar de esta programa de subvenciones las personas que se desplacen en sillas de ruedas o que tengan graves deficiencias en las extremidades inferiores, lo que les dificulta la deambulación y subida de escaleras, siempre que tengan reconocida la condición de minusválido/a y sufrir una discapacidad que afecte gravemente la movilidad.

Los bono-taxi tienen un importe de 4 euros por cada uno. Las ayudas serán de un máximo de 135 bonos por persona y año (equivalentes a un importe de 540 euros), aunque podrá variar según el número de solicitudes.

 

FUENTE: elperiodic.com

Visita el artículo original.