Durante la carrera “todos hablan de lo mismo. La sensación es que esto no va a acabar rápido y preocupa la crisis que vendrá después”

El taxi transita calles vacías: la demanda cae un 90% y se limita a servicios esenciales hacia hospitales

VALÈNCIA, 15 Abr. (EUROPA PRESS) –

Los taxis transitan estos días entre calles vacías. Desde que se decretó el estado de alarma para frenar la propagación del Covid-19, la demanda ha caído un 90% y se limita a “servicios esenciales”, en su mayoría, de ida y vuelta al hospital.

La situación para el sector es “mala”, ha lamentado el presidente de la Confederación de Taxistas Autónomos de la Comunitat Valenciana, Fernando del Molino en declaraciones a Europa Press.

Ahora, “prácticamente ha desaparecido la gente que salía a la acera a llamar al vehículo y casi todos llaman a las radioemisoras”. “Hay algo de movimiento a la hora de entrada a los trabajos, después todo vacío, sobre todo por la tarde-noche, cuando la sensación es de película de ciencia ficción”, ha relatado Del Molino.

En este escenario, la Conselleria de Movilidad aprobó una regulación para que durante el estado de alarma salga el 40% de la flota pero siguen circulando “más taxis de los que hacen falta”, ha asegurado. Y ello, a pesar de que también se acordó un servicio de taxi para el traslado de médicos a domicilio, por una cantidad fija que paga Conselleria para cubrir gastos.

Ya antes del estado de alarma, en las primeras semanas de marzo, cuando se empezaba “ver venir” la situación comenzaron los despidos, para un 30% de los taxistas. Después, se ha solicitado Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) para un 60% de asalariados, dado muchas veces un mismo taxi lo llevan dos personas, ha recordado Del Molino.

En las carreras, “todos hablan de lo mismo. La sensación es que esto no va a acabar rápido y preocupa la crisis económica y los problemas que van a venir después”, ha comentado el presidente de la Confederación de Taxistas Autónomos de la Comunitat Valenciana.

Con 29 años de profesión a sus espaldas, Fernando del Molino ha confesado que ha vivido “de todo” en el taxi. Ha llevado a gente que acaba saber que ha fallecido un familiar o una enfermedad, y como ahora, intenta “tranquilizar a la persona”.

Según ha dicho, en el trayecto “se crea una relación personal”. Desde que estallara la pandemia del coronavirus, entre los profesionales sanitarios que transporta “el estrés, las quejas sobre la falta de médicos o la saturación de urgencias son algo continuo”.

Desde la Asociación Gremial del Taxi de Valencia, su presidente, Ismael Arraéz, también ha relatado su experiencia. “Hay bastante silencio” en los viajes. “Todos somos conscientes del problema, todos estamos inmersos en el mismo problema y con una mirada ya nos apoyamos”.

Al igual que otros sectores, el taxi vive esta situación con “miedo” e “inseguridad” pero también con “ganas de ayudar a la gente”, ha subrayado.

“CAOS TOTAL”

En cuanto a las ayudas económicas para hacer frente a la consecuencias del Covid-19, el presidente de la Confederación de Taxistas Autónomos de la Comunitat Valenciana, Fernando del Molino, ha lamentado también no hayan tenido en cuenta las características específicas de este sector, que no tiene fácil demostrar una caída de ingresos del 75% porque funciona a módulos. En este sentido, ha reclamado más “flexibilidad” para acreditar su falta de ingresos.

Asimismo, Del Molino ha censurado un “caos total” respecto a las ayudas que han establecido desde Ayuntamiento, la Generalitat y el Estado y que tramitan las asociaciones. Según ha dicho, “nadie contesta con seguridad a nada”, y ha reclamado así una “ayuda más específica y clara”.

UN CERTIFICADO PARA ACREDITAR CAÍDA DE INGRESOS

Desde la Asociación Gremial del Taxi de Valencia, Ismael Arraéz ha señalado que desde el decreto del estado de alarma, “la facturación ha caído un 90%”, por lo que piden a la Conselleria de Movilidad que las facilite un certificado que acredite la bajada de ingresos.

“Necesitamos que nos eche un cable”, ha solicitado al departamento que dirige Arcadi España. Asimismo le ha instado a hablar con la Conselleria de Industria para “agilizar” la homologación de mamparas de metacrilato que los taxistas se están planteando instalar en sus vehículos como medida de seguridad frente al virus.

Arráez ha agradecido el reparto por parte de Movilidad de Equipos de Protección Individual (EPI) que han empezado a repartirse esta semana y espera que puedan llegar para hacer una segunda vuelta.

Publicado por Europa pres.