25/07/2019 – 

VALÈNCIA. El sector de la taxi en la Comunitat Valenciana busca adaptarse a las nuevas demandas de la sociedad para ser más competitivo en un contexto en el que los Vehículo de Transporte con Conductor (VTC) van cogiendo terreno. En este escenario, desde el sector han propuesto a la Generalitat Valenciana la creación de una aplicación móvil al estilo Cabify para ofrecer unos precios cerrados que permitan al usuario conocer cuánto le costará el viaje antes de comenzar el servicio.

El objetivo es mayor garantías para la ciudadanía que podrá conocer el importe del trayecto en función del kilometraje y la distancia que haga por servicio, independientemente de la congestión del tráfico ya que la herramienta tendrá en cuenta ese factor a la hora de determinar el precio.  

Así se lo planteado el taxi valenciano al Consell en sus alegaciones a la propuesta de modificación de la Ley del Taxi de la Comunitat Valenciana, aprobada en Les Corts en la pasada legislatura. Hace unos días el Diari Oficial de la Generalitat Valenciana (DOGV)  publicaba la reforma de la norma en el artículo sobre las tarifas para incluir la posibilidad de la prestación de un servicio de taxi “mediante precio pactado previamente entre los usuarios y la persona que conduce el taxi que, en ningún caso, podrá superar el precio que habría resultado de la aplicación de la tarifa vigente”. “Durante la prestación de este tipo de servicio, si el vehículo dispone de taxímetro, deberá estar en funcionamiento durante todo el servicio con la tarifa que corresponda”, indica la reforma del Consell.

Una decisión de la administración valenciana que ha sido muy bien recibida por parte de este sector. Según explica a Valencia Plaza el presidente de la Federación Sindical del Taxi en la Comunitat Valenciana, Fernando del Molino, es totalmente necesario que el usuario sepa el precio que le costará su viaje antes de iniciarlo porque supone una mejoría del servicio y dotarlo de mayor transparencia. “Es una demanda de la sociedad”, subraya.

Sin embargo, pone un ‘pero’ a la propuesta de la administración valenciana y es la fórmula que plantea de pactar un precio entre el usuario y el taxista. “No creemos que esa forma sea la adecuada, sino que consideramos que la mejor opción para fijar los precios es a través de una app con unos parámetros establecidos para evitar que el coste de los desplazamientos se convierta en una especie de subasta y cada uno haga lo que mejor le interesa”, apunta. Por ello, han presentado una serie de alegaciones al texto del Consell que incluye la puesta en marcha de esta herramienta para que solo se pueda concertar un precio cerrado a través de ella y dar más garantías y seguridad a las personas que utilizan el servicio del taxi. 

Funcionamiento

Del Molino explica que para fijar el precio “se tendrá en cuenta la bajada de bandera, el importe de la tarifa en kilometraje, la distancia del trayecto y los suplementos si los hubiera”. Para ello, tanto el taxista como el usuario entrarían en la aplicación para marcar una ruta desde un punto de origen hacía otro de destino para conocer el coste del viaje. “Si consiguen una buena app, esta tendrá en cuenta en cada momento el tráfico que marca Google Mapso cualquier otra aplicación similar para hacer el cálculo. Hoy en día las aplicaciones de mapas tienen en cuenta el tráfico real en cada momento”, explica.

Pero no solo eso, sino que proponen que vaya más allá y ofrezca más funciones para conseguir una herramienta eficaz de este servicio en la Comunitat Valenciana en la que se pueda conocer la flota o los taxistas que hay en la zona, pero será la administración autonómica la que diseñará y gestionará este instrumento. Aunque niegan que se trata de una herramienta para competir con las diferentes plataformas de VTC que operan en la autonomía, lo cierto es que esta app serviría para ofrecer una de las principales ventajas que ofrecen plataformas como Cabify o Uber como es conocer el precio de antemano. 

En la actualidad, existe la aplicación Free Now, hasta hace unos días llamada MyTaxi, que precisamente cambió de denominación en el marco de su estrategia de abrirse a integrar otras opciones de movilidad y en coincidencia con la puesta en marcha en Madrid de la opción de reservar un taxi con el precio máximo de la carrera fijado previamente. Se trata de un proyecto conjunto de los fabricantes automovilísticos alemanes Daimler y BMW. Sin embargo, la idea de los taxistas valencianos es que este instrumento nazca por parte de la administración valenciana como la que lanzó el consistorio madrileño TXMad.

Publicado por valencia Taxi.