Los agentes requerirán a los conductores la Tarjeta de Transporte y supervisarán los taxímetros para detectar posibles irregularidades El aseo de los trabajadores y la limpieza del vehículo también serán objeto de las revisiones

La Policía Local de Alicante ha iniciado una campaña para inspeccionar más de 500 taxis de la ciudad y comprobar si tienen la autorización en regla. La medida surge a petición de las asociaciones mayoritarias del sector para evitar el intrusismo profesional y la competencia desleal.
Los agentes comprobarán, entre otras cuestiones, si los conductores tienen al día la Tarjeta de Transporte que emite el Consell así como si el taxímetro está en regla y las tarifas se han actualizado. Algunas de estas infracciones, como el carecer del permiso de taxi o de la tarjeta que emite la Conselleria de Transporte, pueden conllevar una sanción grave que, según la Ley de Movilidad, podría alcanzar hasta los 2.000 euros. También se controlará que se cumplen los descansos semanales y que las tarifas son correctas y visibles para los clientes. Del mismo modo, se supervisará que los vehículos estén limpios y los conductores guarden su aseo personal en cumplimiento de la normativa por tratarse de un servicio público. De lo contrario, los agentes podrán levantar una acta informativa. Así ocurrirá con el resto de infracciones leves, que los conductores podrán corregir en el plazo de un mes, como afirman desde la Concejalía de Seguridad.
El concejal del área, Juan Seva, explica que las inspecciones se llevarán a cabo en las diferentes paradas de taxi de la ciudad de forma aleatoria durante los próximos dos meses e incide en que el objetivo pasa por «dar respuesta a una petición de las asociaciones para solventar los problemas que han detectado, así como garantizar un servicio seguro y de calidad» a los ciudadanos. 
Desde las asociaciones mayoritarias, Teletaxi y Radiotaxi –en proceso de fusión–, inciden en que la mayoría de los profesionales tiene en regla toda la documentación, pero matizan que se han detectado casos en los que no es así. «Debemos estar todos en las mismas condiciones de trabajo», señala Javier Muriana, el hasta ahora presidente de Radiotaxi, quien añade que «hay algunos taxis ilegales, que generan una competencia desleal». Al respecto, destaca que han tenido conocimiento de algunos casos en los que «no tienen la Tarjeta de Transporte, no han actualizado las tarifas o trabajan en los días de descanso». Para Muriana se trata de «intrusismo» dentro del sector. El representante de Teletaxi, Pablo Moreno, insiste en que la intención es «regular el sector, para que todos cumplan con la legalidad», si bien asevera que «la mayoría cumplimos con todo y no tenemos nada que temer ni que ocultar». El representante de los taxistas añadió que la propia Conselleria de Transportes debería realizar un seguimiento de las autorizaciones para evitar las situaciones irregulares.
Además de las inspecciones, desde Seguridad apuntan que se está actualizando el protocolo de colaboración de las Fuerzas de Seguridad con los taxis del Área de Prestación Conjunta –Alicante, Mutxamel, Sant Joan, El Campello y San Vicente– en situaciones de emergencia. Entre las medidas se contempla habilitar un número de teléfono directo para atender las llamadas de auxilio de los taxistas, así como establecer las pautas de socorro a seguir. El protocolo se remitirá después a las Fuerzas de seguridad de los municipios del área y del entorno. 

 

Fuente:diarioinformacion.com

Visita el artículo original.