La propuesta pasa por colocar un millar de carteles en los vehículos advirtiendo de que la tarifa media al aeropuerto es de 14 euros 

«No tiene nada que ver con la protesta que hay en marcha contra la tarifa plana». El azar ha querido que coincida en el tiempo la turbulenta situación del sector del taxi en el aeropuerto, en contra de la tarifa única de 20 euros para el trayecto hasta Valencia, con una campaña informativa de un grupo de conductores dirigida sobre todo a turistas para la ruta contraria, desde la ciudad a la terminal de Manises, donde se informa que el precio medio es de 14 euros.

Las dos cifras cuadran porque en la primera se suma un suplemento de espera de 5,90 euros. La segunda está enfocada a terminar de raíz con las escasas situaciones de cobros excesivos que se producen, pero que dañan seriamente la imagen del sector en el ‘cap i casal’.

La iniciativa consiste en el reparto de un millar de carteles para que sean colocados en los vehículos. «Cada uno lo pondrá donde quiera, aunque lo normal es que sea en la ventanilla trasera», indicó uno de los organizadores.

La parte interior mostrará las tarifas oficiales, mientras que la recayente a la calle exhibirá el precio aproximado de 14 euros, además de recordar a los viajeros que el uso del taxímetro es obligado.

La idea es acabar con las tarifas excesivas aunque también informar a los turistas y vecinos que la tarifa es muy moderada y competitiva si se divide entre cuatro personas, por ejemplo con el precio del billete sencillo del metro, con parada en el aeropuerto de Manises.

Al igual que propuestas anteriores, se lleva a cabo por un grupo de taxistas, cansados de la «falta de apoyo de la Administración», tanto en lo que se refiere al ayuntamiento como a la Generalitat.

Casos hay muchos y muy variados cuando se trata de alargar el viaje, aunque uno típico se produce cuando el pasajero sube en el centro, por ejemplo en la calle Marqués de Sotelo, en dirección al aeropuerto de Manises.

La alternativa más corta y económica es dirigirse por el túnel de Ángel Guimerá a la avenida del Cid, aunque existen otras dos posibilidades. La primera suele subir la tarifa un par de euros y consiste en embocar la Gran Vía Fernando el Católico, Cortes Valencianas y en la salida de la antigua sede de Canal 9, dirigirse hacia la V-30. La segunda, con cuatro euros más de media, es salir hacia la pista de Silla desde la calle Alicante, para continuar por la V-30 y después desembocar en la autovía de Madrid. Situaciones como es son las que se quieren frenar, además del «fomento del taxi como un medio de transporte barato».

 

FUENTE: lasprovincias.es

Visita el artículo original.