Protesta de taxis en Valencia. :: jesús signes
La Policía Local vuelve a hacer controles después de años sin inspeccionar la documentación y los taxímetros de los coches

20 febrero

valencia. La Policía Local ha iniciado esta semana una campaña de controles a taxistas en distintos lugares de la ciudad, retomando de este modo una práctica que no hacía al menos en los últimos dos años, según fuentes municipales. El resultado ha sido un saldo de 16 propuestas de sanción de los 70 vehículos inspeccionados, lo que arroja un saldo de que uno de cada cuatro vehículos presentaba alguna deficiencia, bien técnica o en lo que se refiere a la documentación.

Las mismas fuentes precisaron que en algunos casos se ha producido acumulación de multas, que el Ayuntamiento no se encarga de cobrar sino que las remite a la Conselleria de Infraestructuras para que las tome en consideración.

Las principales asociaciones del sector han pedido en los últimos meses un incremento de los controles policiales, sobre todo para acabar con el intrusismo y los alquileres encubiertos de vehículos pertenecientes a taxistas jubilados. Esto último es una práctica que en otras comunidades empieza a ser perseguida, dado que la legislación obliga a que los poseedores de las licencias estén dados de alta como autónomos en la Seguridad Social.

Precisamente el próximo día 25 se ha convocado una manifestación en el sector. Las entidades convocantes son la Federación Sindical del Taxi, el sindicato USO Autónomos del Taxi y la asociación de Taxistas de la Comunidad Valenciana.

El motivo es, según el escrito remitido a la Delegación del Gobierno, exigir a la Generalitat y al Ayuntamiento que «no permitan la situación de abandono y quiebra en la que está el sector del taxi en Valencia, lo que nos lleva a pensar que puede existir una situación de prevaricación a favor de unos pocos intereses en el seno del sector del taxi».

En el escrito se añade que esto beneficia a «otras empresas de transporte y empresas hosteleras, provocando presuntamente una economía sumergida, una explotación ilegal de asalariados, y un fraude a la Seguridad Social y a Hacienda».

La cuestión de fondo es la falta de regulación y de inspecciones en el sector, según denuncian las citadas asociaciones. La marcha a pie dará inicio en la plaza de San Agustín a las once de la mañana, para llegar al Ayuntamiento donde se quiere presentar un escrito.

Posteriormente seguirá hasta el Palacio de Justicia, para volver a la plaza de San Agustín. Los grupos irán acompañados de taxis que tendrán tres lugares de concentración en Valencia, en la Gran Vía Ramón y Cajal, en la calle Ruzafa y en la plaza de Tetuán. Los organizadores prevén reunir a 1.500 personas, entre peatones y conductores, por lo que han pedido ocupar el ancho de toda la calzada en las vías afectadas. Las entidades se comprometen a disponer de un servicio de orden y organización durante la marcha

Publicado por las Provincias.es