PORMIGUEL TOMÁS

Joseph Djan de 52 años de edad, afirma que su trabajo de taxista le da la oportunidad de hablar con la gente que necesita desahogarse

Un sacerdote que trabaja como taxista en la ciudad de New York, le brinda la oportunidad a los pasajeros que se trasladan con élde poder realizar sus confesiones, por lo que muchos señalan que ya no es necesario ir a una iglesia a confesarse.

Joseph Djan es un pastor de 52 años de edad, el cual ha señalado que trabajar como taxista en la ciudad de Nueva York era una oportunidad perfecta para conocer y hablar con gente que necesitaba desahogarse. Por esta razón, fusionó estos 2 oficios y ahora ofrece a los pasajeros, si es que así lo desean, una confesión rápida a lo largo del trayecto.

AFP

Asegura que muchos de sus pasajeros salen de su coche aliviados

Joseph ha asegurado que mucha gente sale de su taxi sintiéndose aliviada y que a él lo hace feliz poder ayudarlos. «Yo rezo y digo: Úsame no importa cómo y no importa quién, puedes usarme para dar mi ayuda», dice el sacerdote y taxista en sus plegarias a Dios.

El pastor ha señalado de igual modo, que él no sólo se encarga de llevar a la gente de un lugar a otro, sino que también ayuda a que la gente limpie su alma, según informa la revista estadounidense para hispanoparlantes ‘TVNotas’.

El reverendo ha indicado que su estrategia es comenzar a hablar sobre el valor de Dios, la sabiduría en sus palabras y la importancia de permitir que entre en la vida del pasajero «y con eso basta para que ellos me empiecen a hablar de sus problemas», según ha afirmado..

Publicado por Infotaxi.