Un juez juez ordena el cese de actividades de la empresa de “taxi” Uber en toda España

POR MIGUEL TOMÁS

El titular del Juzgado de lo Mercantil número 2 de Madrid ha ordenado de forma cautelar el cese y la prohibición en toda España de la aplicación Uber, que pone en contacto online a usuarios y conductores de esa empresa para desplazamientos.

En un auto fechado este martes, sobre el que no cabe recurso, el juez acuerda estimar las medidas cautelarespropuestas por la Asociación Madrileña del Taxi y planteadas de forma previa a la futura demanda que interpondrá esa organización contra la empresa Uber. El juez acepta la petición y argumenta que los conductores contratados carecen de autorización administrativa alguna para desarrollar ese servicio y que la actividad que llevan a cabo supone competencia desleal. Asimismo, requiere las principales entidades de pago españolas que suspendan cualquier ingreso a la empresa. “mediante tarjeta de pago o dispositivo similar”

más informaciónLos taxistas demandan a Uber por ‘venderse’ como consumo colaborativoLa valoración de Uber se dispara pese al deterioro de su imagenLa economía colaborativa se afianzaEntrevista al fundador de Uber: “En 20 años nadie va a tener coche”Uber: un chófer al borde de la ilegalidad. Así funcionaUber vuelve a ser legal en AlemaniaNueva Delhi prohíbe la aplicación Uber tras un caso de violación

Uber pone en contacto a usuarios y conductores —sin licencia ni permiso de conducir para transporte de viajeros— y se queda con un porcentaje del precio de la carrera. Madrid fue la segunda ciudad española en la que se asentó la empresa estadounidense hace unos meses, después de Barcelona, donde comenzó a operar en abril. En Valencia, Uber comenzó a implantarse el pasado octubre.

Los taxistas acusan a la compañía estadounidense de intrusismo y han presentado denuncias en varias ciudades -no solo en Madrid-, además de convocar manifestaciones y huelgas en los últimos meses. La Generalitat catalana respondió al malestar del sector con el anuncio de que inmovilizará a partir de 2015 los vehículos que presten servicios de taxi de forma irregular y sancionará a sus titulares con multas de hasta 6.000 euros. Por su parte, la Comunidad de Madrid abrió expediente a la empresa a mediados de octubre por operar sin licencia.

El juez de lo Mercantil de Madrid aclara en su resolución que la polémica en torno a la actividad de Uber no es una cuestión de debate filosófico sobre la libertad de mercado en general y la economía cooperativa en particular, sino “una protección cautelar basada en la legalidad vigente”. Llega a esta conclusión porque la ley de competencia desleal determina que cuando se infringen normas que son exigidas para actuar en un mercado, la infracción es en sí misma una acción desleal.

La aplicación está domiciliada en Delaware

La medida cautelar adoptada se ha tomado sin escuchar la visión de Uber porque se trata de una empresa domiciliada en el paraíso fiscal estadounidense de Delaware, con lo que le atribuye una “deliberada vocación de opacidad”. En la misma resolución, se oficia a las empresas de telecomunicaciones y de pago electrónico para que prohíban todo tipo de transacciones y alojamiento a la empresa Uber.

En este sentido, recuerda que para la prestación del servicio con vehículo propio hay que ajustarse a la Ley de Ordenación de los Transportes, en cuyo artículo 42 se exige la necesidad de una autorización habilitante, bien por el Estado o por la comunidad autónoma, y que exige la obligatoriedad de tener licencia o autorización de transporte para contratar y facturar.

En la parte dispositiva del auto, el juzgado ordena paralizar el uso de cualquier aplicación (app), soporte, sistema tecnológico o informático para prestar el servicio de transporte de viajeros de Uber en España. Además, señala que estas medidas “se ejecutarán una vez que la parte solicitante”, es decir, la asociación de taxistas, “preste en el plazo de tres días siguientes a la notificación” del auto una caución en forma de aval bancario por importe de 10.000 euros.

Y pide a los prestadores de servicios de información reconocidos en el Registro de Operadores de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones para que suspendan la transmisión, el alojamiento de datos, el acceso a las redes de telecomunicaciones o la prestación de cualquier otro servicio equivalente de intermediación en relación con Uber.

La implantación de Uber está siendo conflictiva en varios países y regiones. En Holanda y Bélgica ha sido prohibida por los tribunales, así como en Alemania, aunque en este último caso el veto judicial —cautelar, como en el caso de España— ha sido levantado el pasado septiembre por un juez que entendió que no había base para suspender la aplicación de forma urgente. En Nueva Delhi, India, la aplicación fue prohibida ayer después de que una mujer de 25 años fuera supuestamente violada por el conductor del coche que había solicitado a través de la aplicación móvil. También en el estado de Nevada (EE UU) es ilegal.

Uber funciona, sin embargo, en más de 130 ciudades de Estados Unidos y en otras ciudades europeas como Londres.

El fundador de Uber asegura que los taxistas deben ver a la aplicación “como una gran oportunidad para ellos y no como una amenaza”. Travis Kalanick, CEO de Uber, dijo en una entrevista en EL PAÍS: “Ayudamos a los conductores a ganarse la vida mejor”

Publicado por Infotaxi.