Un hombre denuncia haber sido secuestrado por un conductor de Uber

por Antonio R. Vaquerizo de 26 de Jul del 2014

Según nos informa el Washington Post, un hombre de Nueva York afirma en Twitter que fue secuestro al utilizar la aplicación Uber, este hombre llamado Ryan Simonetti, iba acompañado junto a dos compañeros de trabajo. El supuesto secuestrado ha declarado que durante el trayecto algo hizo cambiar al conductor, para que cámbiese su forma de conducir de una manera pausada y correcta a errática y a gran velocidad.

El protagonista de dicho secuestro narraba su secuestro a través de twitter, escribiendo lo siguiente: “Acabo de ser secuestrado por un conductor de Uber en (Washington) DC, retenido en contra de mi voluntad einvolucrado en una carrera a gran velocidad cruzando las fronteras del estado con la policía #locura”.

Según la investigación de la policía, el conductor de la aplicación Uber estaba siendo perseguido por un inspector de taxi. Al ver esta situación el conductor de dicho coche se puso nervioso a pensar que era la policía y se dio a la fuga, haciendo peligrar tanto su entidad física como la del resto de los pasajeros.

El inspector de taxi confirmó que el conductor había seguido los pasos correctos para recoger los pasajeros que habían solicitado su servicio a través de la aplicación y que no estaba ejerciendo de taxi ilegal recogiendo pasajeros al azar en la calle, como un taxi convencional.

Parece ser que no solo en España y en Europa esta aplicación está causando revuelo y protesta entre los integrantes de la comunidad de los taxis, en EE.UU. también se ha generado una opinión crítica en contra de sus servicios, ya que esta aplicación puede sustituir en algunos casos el trabajo realizado por los taxistas.

La empresa de Uber ha realizado un comunicado donde afirma que su prioridad es garantizar la seguridad de los clientes y se han comprometido a ayudar con las autoridades en la investigación, además de cesar directamente al conductor involucrado en esta acción en contra de la seguridad vial y por un supuesto secuestro.

[Fuente: Washington Post]