El accidente de un vehículo en pruebas de Uber obliga a la compañía a suspender sus tests y hace peligrar la aprobación de los coches sin conductor en EEUU

Reuters / San Francisco

Botón Facebook Messenger

 18
Imagen del atropello mortal de una mujer por un vehículo autónomo de Uber.

Imagen del atropello mortal de una mujer por un vehículo autónomo de Uber. / AP

Por primera vez, un vehículo autónomo sin conductor ha acabado con la vida de un peatón. Sucedió en la noche del domingo al lunes en Tempe, un suburbio de Phoenix, Arizona (EEUU)cuando un coche autónomo en pruebas de la firma Uber arrolló a una mujer de 49 años, Elaine Herzberg, que murió a causa de las heridas tras ser trasladada a un hospital. El incidente hizo que Uber suspendiera su programa de pruebas de vechículos autónomos en Estados Unidos y Canadá tras expresar sus condolencias.

En el 2016 ya hubo un accidente moral con un vehículo Tesla, pero en ese caso se trataba de un coche  con conductor humano y sistema de guiaje semiautónomo. El primer accidente de un vehículo totalmente autónomo no solo es un revés para los planes de Uber sino también para todo el empeño de numerosas compañías tecnológicas de lanzar  el coche sin conductor como solución de futuro tanto para la movilidad personal como para los servicios de transporte urbano, y podría retrasar la aprobación de la legislación que compañías como Uber reclamaron el pasado viernes al Congreso de EEUU.

Cien vehículos en pruebas en la zona

En el momento del accidente el coche estaba en modo autónomo pero con un operador del vehículo detrás del volante, ha afirmado la policía de Tempe. “El vehículo estaba viajando hacia el norte… cuando una mujer que caminaba fuera del paso de peatones cruzó la carretera de oeste a este y fue alcanzada por el vehículo de Uber”, ha declarado la policía en un comunicado. Uber, que aspira a eliminar en el futuro los conductores de su vehículos de alquiler, tiene 100 vehículos sin conductor en pruebas en el área de Phoenix, debido a la laxa regulación del Estado de Arizona y el bueno tiempo, ya que la lluvia, el hielo y la nieve dificultan el normal funcionamiento de los sistemas autónomos.

Las imágenes de las televisiones locales han mostrado una bicicleta rota junto a un todocamino Volvo XC90 con un golpe en su frontal. Volvo ha confirmado que una versión especialo de su vehículo estaba siendo utilizado por Uber en sus tests, pero que el sistema de conducción automática estaba diseñado por Uber y no tenía ninguna relación con  la compañía sueca de capital chino.

Tanto la Administración Nacional de Seguridad del Tránsito en Carreteras (NHTSA) como la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB) manifestaron ayer que han enviado equipos al lugar de los hechos para investigar el accidente.

Freno a la reforma legal en el Congreso

El pasado viernes, las unidades de investigación en vehículos autónomos de Google (Waymo) y Uber urgieron al Congreso a aprobar la legislación que acelerase la introducción de los coches autónomos en EEUU. Algunos congresistas demócratas han bloqueado la ley por sus dudas en torno a la seguridad de los sistemas de guiado sin conductor, por lo que el accidente de este lunes puede ser un claro estorbo para las aspiraciones de las compañías tecnológicas.

“Esta es una llamada de aviso para toda la industria del vehículo autónomo y para el Gobierno para que pongan como prioridad la seguridad”, tuiteó el antiguo secretario de Transporte de la Administración Obama Anthony Foxx.

El senador John Thune, que dirige el comité de comercio del Senado y que ha estado presionando a favor de la ley que permite la circulación de coches autónomos, declaró ayer que el accidente “subraya la necesidad de adoptar leyes y políticas adaptadas a los vehículos autónomos”.

Publicado por El Periódico.