El Ayuntamiento de Valencia modifica el anterior proyecto que reducía a 1,7 metros este tramo

Final del carril bici en el puente de las flores. VICENT BOSCH

MARINA FUSTERValencia

Actualizado:28/07/2015 10:04 horas0

«Valencia tiene la ambición de ser una de las capitales mediterráneas de la bicicleta». Con estas palabras el responsable del Área de Movilidad del Ayuntamiento, Guiseppe Grezzi, ponía en relieve el compromiso del gobierno local por impulsar definitivamente uno de los proyectos más debatidos: la creación del carril bici de la ronda interior. El consistorio ha iniciado la redacción de una propuesta nueva con un cambio notable: la decisión de implantar un ancho de 2,5 metros en la calle Colón.

Todo gran propósito debe superar una serie de tramas antes de materializarse. La iniciativa fue impulsada por el Partido Popular, el cual llegó a sacar a concurso el proyecto que exponía la creación de un carril bici que recorriese las grandes calles céntricas como Colón o Guillém de Castrootorgando un ancho de 2,5 metros a todas ellas menos a la calle Colón- que sería de 1,7 metros debido al tránsito diario de coches-. El proyecto tuvo que paralizarse por la disconformidad de una de las empresas licitadoras y el gobierno actual aprovechó esta situación para lanzar un nuevo plan que regulase dicha iniciativa pero con una importante modificación: la implantación de un mínimo de 2,5 metros en todo el recorrido, tal y como informó ayer el concejal de Movilidad.

Ante esta decisión, el edil del Partido Popular y ex concejal de Tráfico, Alberto Mendoza, hizo eco de su negativa asegurando que dicho cambio «generará un embudo que dificultaría seriamente la movilidad». La Calle Colón es una de las más transitadas de la ciudad. Actualmente cuenta con cuatro carriles – uno de ellos reservado al Servicio Público- por lo que, a juicio de Mendoza, un carril de 2,5 metros para las bicicletas limitaría el paso automovilístico.

Ante las críticas, el ejecutivo municipal defendió que se trata de un proyecto «verdadero con una estructura válida para los próximos decenios». En este sentido, Grezzi aseguró que el nuevo plan permitirá que las bicicletas «circulen en dos sentidos sin problemas, otorgando mayor seguridad a los ciclistas». No obstante, el consistorio sigue a la espera de la aprobación de la Generalitat para que se pueda materializar el primer paso del proyecto, por lo que Grezzi solicitó agilidad a los miembros del gobierno valenciano. Con respecto a la reordenación del plan, el PP valenciano criticó que el error administrativo que obligó a la paralización del proyecto era «fácilmente subsanable», por lo que censuró que el nuevo ejecutivo haya preferido modificar el proyecto obligando así «al retraso en el inicio de las obras».

Por otra parte, la comisión de Gobierno también aprobó ayer la creación de la Agencia Municipal de la Bici. Una iniciativa que también planteó el PP en 2012-y que se votó por unanimidad- pero que no se llegó a formalizar. Para el impulso de la agencia , Grezzi recalcó que buscará la colaboración de los agentes implicados directa o indirectamente con la bicicleta, lo que incluye a gremios como el de los taxistas o los comerciantes.

Valencia se une a la red de Ciudades por la Bicicleta

Con el fin de otorgar mayor protagonismo al estilo de vida sostenible y ecológico, la comisión de Urbanismo aprobó ayer más novedades relativas al mundo del ciclismo en Valencia: «El futuro de la ciudad pasa por la bici», aseguró Grezzi. La adhesión a la Red de Ciudades por la Bicicleta ha sido una de ellas. Grezzi tachó de «anomalía» que Valencia no perteneciese hasta ahora a esta red de la que ya forman parte 150 urbes españolas: «La ciudad más importante que faltaba era la nuestra». Esta decisión se aprobará en el pleno del próximo jueves.

Publicado por El Mundo.