Es la propuesta del ministerio de Fomento, que acaba de enviar a las distintas partes interesadas.

El Gobierno dejará en manos de las Comunidades Autónomas la creación de un registro de actividad de viajes de los coches de alquiler con conductor (VTC). Así se recoge en el Real Decreto que prepara para regular el sector, y al que ha tenido acceso EL ESPAÑOL.

El documento señala que las Autonomías que “por delegación del Estado hubieran asumido las competencias en materia de autorizaciones […] podrán hacer que los titulares de esas autorizaciones les comuniquen, antes de su inicio, la prestación de cualquier servicio que haya de desarrollarse íntegramente en su territorio”.

Se trata de uno de los dos puntos esenciales del Real Decreto que ha sido remitido esta misma mañana a las partes. La parte justificativa del documento reconoce que se ha detectado “un fuerte movimiento especulativo que convierte las autorizaciones (de VTC) en objeto de comercio tan pronto son expedidas por la Administración”.

Para poner fin a estas prácticas, el texto señala que las licencias “no podrán ser transmitidas hasta que hayan transcurrido dos años desde su expedición original”; excepto en “supuestos de transmisión por jubilación; incapacidad física o legal del titular; o en favor de los herederos en caso de muerte”.

De este modo, el Gobierno pone encima de la mesa su postura en torno a la guerra que mantiene el sector del taxi con las plataformas de VTC como UberCabify. Los implicados han rechazado dar opiniones sobre el contenido hasta que terminen el análisis.

Se mantiene la cuota

Según ha podido saber EL ESPAÑOL, Fedetaxi considera “insuficiente” el contenido del Real Decreto. En primer lugar porque su intención era conseguir que la transmisión de licencias se prohibiera durante -al menos- cinco años. 

De hecho, los representantes del sector trasladarán su inquietud sobre estas normas a Fomento en las próximas semanas a través de los distintos órganos de consulta en donde están representados.

Por último, el reglamento que prepara el Ejecutivo contempla que los coches de VTC tengan que cumplir “con las condiciones técnicas” que se recogen en la Ley de Transportes. En ella, además, se mantiene el ratio de 1 VTC por cada 30 de taxis.